Los reyes Alberto y Paola se despide de la comunidad germanófona belga

Los reyes Alberto y Paola se despide de la comunidad germanófona belga

Alrededor de 2.500 personas se han despedido este jueves en Eupen, la capital de la comunidad germanófona belga, de Alberto II y de su esposa Paola, que este domingo pasarán el testigo a su hijo Felipe y a la princesa Matilde, como nuevos reyes de los belgas. Los vecinos de la localidad y otros municipios de la región les recibieron calurosamente en la que fue una etapa en la gira que les llevará a despedirse de las tres comunidades del país. En Eupen, los reyes han sido recibidos por el ministro presidente de la región, Karl-Heinz Lambertz, y han charlado con un grupo de jóvenes nacidos en 1993, el año en que Alberto II accedió al trono. La localidad también les ha agasajado con un espectáculo de danza, una exhibición de esgrima, música y una interpretación del himno belga. Alberto II y Paola visitaron el martes la ciudad de Gante, en Flandes, y mañana viernes estarán en Lieja, una de las principales ciudades francófonas del país. Los todavía reyes de Bélgica se han reservado los últimos días como soberanos para despedirse directamente de los ciudadanos después de haberlo hecho anteriormente del Gobierno.