La gran duquesa rusa Leonida Romanova, fallecida en Madrid a los 95 años, descansará junto a su esposo en San Petersburgo

La gran duquesa rusa Leonida Romanova, fallecida en Madrid a los 95 años, descansará junto a su esposo en San Petersburgo

La gran duquesa rusa Leonida Gueorguievna Romanova falleció la pasada semana en Madrid, a los 95 años, según informó en Moscú un representante de los Romanov, la familia del último Zar de Rusia. Leonida era la madre de la gran duquesa María Vladimirovna, jefa de la casa imperial de los Romanov, y fue, asimismo, la ultima representante de la casa Romanov nacida antes de la Revolución de 1917, en el imperio ruso, concretamente en Tífilis, capital de Georgia. La gran duquesa descansará, tal y como ella deseaba, al lado de su marido, Vladimir Kirillovich, en San Petersburgo. Leonida vivió un corto tiempo en Alemania tras la Revolución y regreso a Georgia, donde, a pesar de las campañas de represión del poder soviético, estuvo hasta 1931.Luego, gracias a la protección del escritor ruso Máximo Gorki, la Familia Real georgiana pudo abandonar la URSS y viajar a Francia. Tres años después, se casó con el magnate estadounidense Summer Moore Kirby. El matrimonio solo duro tres años y de él nació una hija, Helene. Más tarde huyó de la Francia ocupada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial(1939-1945) y se instaló en España, donde, en 1948, se casó con otro exiliado: el gran duque Vladimir Kirillovich Romanov, jefe de la casa imperial de Rusia, con quien tuvo otra hija, María.