Dermatitis Atópica en bebés

Salud Infantil

La melatonina podría aliviar los efectos de la dermatitis atópica

En los últimos años, su incidencia se ha triplicado en nuestro país y los brotes en niños asustan mucho a los padres que, a veces, se sienten culpables

por hola.com

La dermatitis atópica es una afección cuyas cifras han crecido en los últimos años hasta tres veces. Una patología que tiene mucho que ver con la genética (la cual, es determinante), pero también los cambios ambientales que se han producido, sobre todo, en los centros urbanos, y al siempre omnipresente estrés. Aunque esta última causa tiene mayor incidencia en los adultos, esta patología ha crecido también entre los más pequeños, cuyos brotes llegan a asustar mucho a los padres.

El principal síntoma de la dermatitis atópica es el picor, el cual nos induce (y, sobre todo, a los niños) a un impulso de rascado que mejora la sensación en primer lugar, pero que a continuación produce una liberación de sustancias inflamatorias y hace que el eccema, incipiente todavía, empeore por momentos. Un picor que aumenta por la noche y que produce, en la gran mayoría de los casos, un rascado involuntario durante el sueño. Lo que complica aún más esta patología y hace, además, que el sueño se vea fragmentado durante la noche y éste sea de mala calidad. Aquí es donde los expertos comienzan a introducir la melatonina.

No te lo pierdas: Si tu hijo tiene una enfermedad reumática, anota estos consejos

Cómo afecta la dermatitis atópica al sueño de los niños

Según la Dra. Cristina García Millán, dermatóloga y coordinadora de la Unidad de Dermatología pediátrica del Grupo Jaén, “la alteración del sueño afecta de un 30% a un 60% de los niños con eccema por dermatitis atópica, aumentando hasta el 83% si hablamos de niños que están entre los 0-12 meses”. Una alteración que aparece, incluso, cuando se encuentran en remisión clínica (es decir, sin eccemas), “ya que los estudios nos muestran más trastornos del sueño en estos niños que en los niños sanos”. Tienen un mayor número de despertares nocturnos, pero de similar latencia del sueño, tardando lo mismo en dormirse que los niños no atópicos. Así, “las alteraciones del sueño en los niños atópicos pueden tener efectos negativos sobre la función y el comportamiento neurocognitivo”.

Los tratamientos clásicos son los antihistamínicos llamados de primera generación que tienen efecto sedante. De esta forma, “aunque sabemos que son poco eficaces para mejorar el picor (existen otras sustancias implicadas en el picor de la atopia, además de la histamina), aprovechamos este efecto sedante para que descansen mejor. Sin embargo, como alternativa, se presenta la melatonina.

No te lo pierdas: Cómo reaccionar ante los espasmos del llanto

La melatonina, posible tratamiento seguro para los atópicos

Son ya varios los expertos que han publicado los beneficios que tiene la melatonina en el sueño de los niños que sufren una dermatitis atópica. Aunque es ampliamente utilizado por los adultos, sobre todo, para luchar contra el insomnio, este puede usarse también en los más pequeños y, en este caso, aumentando además sus ventajas. Así nos lo confirma la doctora, quien nos explica su funcionamiento, pero que también nos dice que “no conocemos en profundidad todos los mecanismos que alteran el sueño en niños con dermatitis atópica y no hay consenso sobre cómo manejar los problemas de sueño en estos pacientes”. Sin embargo, su propia experiencia es buena.

La melatonina, nos explica, “es una hormona secretada por la glándula pineal que es esencial para regular el sueño y el ritmo circadiano. Aumenta poco después del inicio de la oscuridad, alcanzando su punto máximo entre las 02:00h y las 04:00h”. Por otro lado, además de tener efectos promotores del sueño, “la melatonina tiene otras propiedades como la inmunomodulación o efectos antioxidantes que podrían desempeñar también un papel importante en el tratamiento de la dermatitis atópica”.

No te lo pierdas: Mi bebé es alérgico a la proteína de la leche, ¿tengo alternativas?

Actualmente, nos dice, “solo unos pocos estudios han investigado el efecto de la melatonina exógena (la que se toma vía oral) en pacientes con dermatitis atópica, por lo que es necesario una mayor investigación al respecto”. Pero su propia experiencia en este sentido es muy buena y la emplea como parte del tratamiento desde hace ya 5 años. Recalca que “su perfil de seguridad es muy elevado y, sin duda, contribuye a mejorar el descanso”.

Ahora, se puede recomendar “siempre a partir de los 6 meses”. Pero, al igual que todas las recomendaciones, ha de hacerse de forma personalizada. “Nosotros empleamos la melatonina en casos seleccionados y formando parte de otra serie de medidas para mejorar el sueño del niño atópico, como realizar un baño corto e hidratación nocturna, aplicando productos específicos que disminuyen y calman el picor justo antes de acostarse, procurando además:

  • Tener un ambiente tranquilo y sin luz.
  • Evitar el calor excesivo en el dormitorio.
  • No realizar masajes enérgicos, pues todo aquello que active la circulación sanguínea aumenta el picor.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie