Alergia a los frutos secos en niños. Nuevos tratamientos

Salud infantil

ITO, así se llama un nuevo tratamiento contra la alergia a los frutos secos

Todavía se encuentra en ensayos clínicos, pero ya ha demostrado buenos resultados en otro tipo de alimentos como el huevo, la leche o el cacahuete.

por hola.com

Los frutos secos son la segunda causa de alergia a alimentos de origen vegetal, tanto en la infancia como en la edad adulta, y la principal causa de mortalidad por anafilaxia durante la adolescencia. En España, la principal responsable es la nuez, seguida de la avellana, la almendra y el cacahuete. Y es que, tan solo un 10% de los niños con este tipo de alergias consigue superarla de forma espontánea, a todos los demás les acompaña hasta que son mayores.

¿Y qué tratamiento tienen? Tan sencillo como eliminar totalmente el alimento de la dieta. En este caso, además, la opción clásica ha sido evitar todos los frutos secos, independientemente de que tu intolerancia fuese hacia uno u otro. Es decir, se incluyen los que no se toleran y los que sí. “Una medida más fácil de cumplir y con un menor riesgo de ingestas accidentales”, nos comenta el Dr. Carlos García Magán, miembro del Grupo de Trabajo de Alergia Alimentaria y uno de los ponentes de la mesa El paradigma de la alergia a frutos secos programada en el Congreso de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP).

Sin embargo, nos explica el doctor, son dietas restrictivas en las que:

  1. Se eliminan todos los frutos secos, disminuyendo la calidad de vida de estos niños.
  2. Suponen un riesgo mayor de desarrollar una alergia alimentaria a otro fruto seco que previamente no padecía.
  3. Y, además, puede acarrear déficits nutricionales en aquellos menores que tengan alergias alimentarias múltiples.

Tres contraindicaciones que han llevado a los expertos a buscar otras alternativas. ¿La última? Tratar de manera individualizada el fruto seco que ha demostrado causar alergia o, en el caso de ser varios, cada uno de ellos por separado. ¿Cómo se consigue? Con un nuevo tratamiento que se llama ITO y que vamos a explicarte, con ayuda de nuestro experto, a continuación.

No te lo pierdas: Convulsiones febriles: ¿cómo debes actuar?

ITO, el nuevo tratamiento para tratar la alergia a los frutos secos

La alergia a los frutos secos, como veíamos al principio, a diferencia de la alergia que se puede desarrollar con respecto a otros alimentos, una vez que aparece, es poco probable que se resuelva de forma espontánea. Por ello, nos explica el doctor, “se ha puesto un doble interés”:

  • Por un lado, intentar evitar el desarrollo de dicha alergia.
  • Y, por otro, una vez desarrollada, intentar encontrar un mejor tratamiento para superarla, sin tener que recurrir a la eliminación absoluta de los frutos secos en la dieta del paciente.

Aquí es donde entra la inducción a la tolerancia oral (ITO) que, nos explica, “es un procedimiento potencialmente curativo que consiste en administrar dosis progresivamente crecientes del alimento para aumentar la cantidad de alimento que es tolerado por el niño alérgico para: a) prevenir los síntomas alérgicos, y b) reducir el riesgo de presentar una reacción anafiláctica, que es la manifestación más grave”.

Actualmente, la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI) recomienda la ITO con otros productos, como la leche, el huevo o el propio cacahuete (por su relevancia en los países anglosajones), consiguiendo muy buenos resultados con un alcance de tolerancia a este alimento de más de un 60% de los casos. Para el resto de los frutos secos, “podemos afirmar que hay distintos trabajos publicados, estudios en marcha y ensayos clínicos, pero, por ahora, los datos son insuficientes”.

No te lo pierdas: ¿Cómo funciona la hormona del crecimiento y en qué casos está indicada?

¿Por qué es tan importante un tratamiento como éste?

Para explicar la importancia de este tratamiento, tenemos que saber que los frutos secos son un grupo heterogéneo de alimentos de origen vegetal -entre los que se incluyen semillas, frutos de cáscara y cacahuete- que, a pesar de pertenecer a distintas familias botánicas, pueden presentar cierto grado de alergia cruzada. Por tanto, las personas y niños con alergia a un fruto seco son más propensos a desarrollar alergia o intolerancia a más de un fruto seco.

El objetivo de este tratamiento es elevar el umbral que puede desencadenar una reacción alérgica a cada uno de los frutos secos, brindando una protección individual contra la ingestión accidental del alérgeno. Es decir, la ITO no es una terapia curativa, no permitiría la ingestión ilimitada del alérgeno (el fruto seco concreto), pero sí mejoraría la reacción alérgica, pudiendo llegar a ser controlada. Sin embargo, el grado preciso de protección es un tema que aún se está investigando, al igual que sus posibles efectos secundarios.

No te lo pierdas: Con estos consejos, protegerás a tus hijos de las picaduras

Cómo detectar una intolerancia o alergia a los frutos secos

La alergia a frutos secos se caracteriza por presentar síntomas que aparecen al poco de estar en contacto con el fruto seco, habitualmente, unos pocos minutos, y son, entre otros:

  • Piel enrojecida o la aparición de ronchas por todo el cuerpo.
  • Dificultad para respirar.
  •  Vómitos o malestar.

En este caso, lo ideal es consultar directamente con tu pediatra, para que derive el caso a una unidad de alergología pediátrica. Además, ten en cuenta que, por lo general, nos explica el doctor, “la alergia a un fruto seco puede acompañarse de alergia a otros frutos secos (en un 60% de los casos, así es), pero también es frecuente que niños que la sufran presenten igualmente alergia a otros alimentos, como por ejemplo, las legumbres”. Y dado que los frutos secos son alimentos de origen vegetal, “por reacción cruzada, los niños podrían acabar presentando también alergia al polen y padecer otras enfermedades alérgicas como el asma, la rinitis o la rinoconjuntivitis”.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie