Niño con mascarilla en brazos de una enfermera

Salud Infantil

¿Qué es el síndrome inflamatorio de la COVID-19?

Se trata de una rara secuela del SARS-CoV-2 que produce inflamación crítica y que aún está en proceso de investigación

por hola.com

Todos sabemos ya que los niños se infectan de coronavirus al igual que los adultos, pero que no suelen tener síntomas y lo pasan sin apenas darse cuenta. Sin embargo, unos meses después pueden desarrollar lo que se conoce como Síndrome Multisístemico Inflamatorio Pediátrico  (SIM-PedS o MIS-C, en inglés). Este es el nombre que la Organización Mundial de la Salud (OMS) le daba el pasado mes de mayo ante la aparición de algunos casos en países como Reino Unido, Francia o Italia. En España, al no haber muchos pacientes, es difícil extraer conclusiones médicas válidas. Es la complicación pediátrica más grave relacionada con la Covid-19 y la principal causa de ingreso de los niños en la UCI.

Aunque ya hay varias líneas de investigación abiertas, aún no están muy claras ni sus causas ni los factores que hacen que un niño que, apenas haya tenido síntomas cuando se infecta por coronavirus, enferme entre 4 y 6 semanas después.

No te lo pierdas: ¿Ya no afecta el coronavirus a la piel de los niños?

¿En qué consiste el Síndrome inflamatorio de la COVID-19?

El MIS-C o SIM-PedS es, de momento, un síndrome y no una enfermedad concreta, con un periodo de latencia entre la propia infección y su manifestación muy variable. Puede llegar, incluso, a los cuatro meses. Es decir, el niño es positivo en SARS-CoV-2 pero no tiene síntomas durante esos días, sino que sus efectos aparecen, de repente, de entre 4 a 6 semanas después o, como mucho, a los cuatro meses.

Entre los síntomas que han presentado los pacientes destacan:

  • Ojos rojos.
  • Decaimiento.
  • Fiebre continuada.
  • Náuseas y vómitos. Incluso, dolor abdominal.
  • Tensión baja.

Aunque puede atacar a los principales órganos, las evidencias se presentan, sobre todo, en el corazón. Por eso, en un primer momento, se pensaba que podría tratarse como enfermedad de Kawasaki (una inflamación de los vasos sanguíneos de los niños). Todas las complicaciones que aparecían se debían a una reacción descontrolada del sistema inmune, por lo que los médicos comienzan a tratarlo con corticoides e inmunoglobulina intravenosa. La respuesta al tratamiento suele ser rápida.

Hemos hablado con el Dr. Alfredo Tagarro, pediatra en el Hospital Universitario Infanta Sofía, que además coordina el registro pediátrico nacional sobre el Síndrome Multisistémico Inflamatorio Pediátrico.

¿Ante qué síntomas debo preocuparme y acudir al médico inmediatamente?

Con el conjunto de fiebre prolongada de más de 3 días de evolución, decaimiento importante, palidez, ojos rojos sin legañas, o dificultad respiratoria.

¿Hay un rango de edad en los niños más afectados?

Sí, tienden a ser niños mayores, de media 8 años.

¿Cuáles son las últimas ‘novedades’ sobre este síndrome o aún estamos en ’línea de investigación’?

Las últimas novedades son en cuanto a tratamiento: la combinación de corticoides e inmunoglobulina intravenosa podría tener mejor resultado que cualquiera de ellos por separado, pero son datos pendientes de confirmación.

También se está avanzando en el conocimiento de por qué se produce en unos pocos niños y no en otros muchos, parece deberse a un desequilibrio en la respuesta inmunológica.

No te lo pierdas: Consejos para preparar a los niños ante una PCR

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie