Beneficios cojín de lactancia

Lactancia

Estos son los beneficios de contar con un cojín de lactancia

Surgieron como un complemento de ayuda a las madres y, gracias a su comodidad, se han convertido en todo un indispensable, ¿quieres conocer sus ventajas?

por hola.com

Los cojines de lactancia, también llamados almohadas de lactancia, nacieron con la clara vocación de ayudar a las madres en el momento de alimentar a su bebé, tanto si estas se decidían por la lactancia artificial como si seguían con la lactancia materna. Así, como asegura Benita Martínez, Secretaria General de la Federación de Matronas de España, “surgió como un complemento para ayudar a que las madres estuviesen más cómodas a la hora de dar el pecho, puesto que su tranquilidad y confortabilidad es muy importante para que este hecho sea satisfactorio”.

La importancia de la postura a la hora de dar el pecho, como veíamos en este artículo, es vital para el éxito de la toma, tanto para el bebé (al que le debe llegar la cantidad adecuada de leche) como para la madre, (quien debe evitar posibles problemas de espalda, entre otros). Pero, ¿por qué no le preguntamos sobre todos sus beneficios? Si bien no es indispensable, sí puede ayudarte mucho, algo de lo que te darás cuenta a medida que avance tu embarazo, pues hay una cantidad enorme de complementos para la maternidad y crianza, para lo que tendrás que ver, sobre todo, la utilidad que tiene para tí.

Lee también: ¿Cómo aliviar el dolor de pezones durante la lactancia?

Ventajas de contar con un cojín de lactancia

En primer lugar, no debemos dejar de ver el cojín de lactancia, como afirma Martínez, “como un complemento más para que ambos -mamá y bebé- estén más cómodos, pero que no sea utilizado ni visto como algo imprescindible; la madre ya tiene todo lo necesario para que alimentar a tu bebé sea algo agradable”. Sin embargo, sí que es cierto que:

  • Con el cojín colocado a la altura correcta, y la mamá sentada, afirma Martínez “que el bebé puede gozar de un mayor apoyo y, además, la madre siente más seguridad para colocarlo en las diversas posturas en las que puede realizarse la lactancia”.
  • A lo largo de los primeros meses de vida, tu bebé hará una toma cada 2-3 horas, es decir, entre 8-10 veces al día y, cada una, de unos 20 minutos de duración, con lo que el tiempo que pasarás en la misma postura, puede traducirse en dolores de espalda, sobrecarga de cervicales y de lumbares. El cojín de lactancia, minimiza la posibilidad de aparición de estos problemas.
  • Hacer que tu bebé se sienta más arropado y seguro en los momentos en los que no puede estar en brazos de la madre, ya sea durante la lactancia o en otro, evitando además posibles movimientos bruscos.
  • Es bueno incluso para las futuras mamás, a las que les cuesta dormir durante los últimos meses de embarazo y para aquellas que ya desde este momento sufren dolores de espalda o de cuello. Además, les ayuda a dormir evitando la presión abdominal.
  • También mejoran esa presión abdominal tras la cesárea, al menos hasta que la zona esté menos sensible e irritable.
  • En el caso de a ver dado a luz a gemelos, permite una alimentación simultánea, pero para eso necesitarás un cojín de lactancia de tamaño grande.

Cómo elegir el cojín de lactancia perfecto

Como ya hemos visto, la gran versatilidad de los cojines de lactancia ha hecho que se conviertan en un accesorio de diferentes formas, longitudes y rellenos. Por eso, la experta nos advierte que “es importante que el que elijamos tenga un tamaño y forma adecuados para el propósito que buscamos, pues los formatos son muy diversos”, ya que, antes de comprarlo hay que pensar si irá más enfocado a la madre o al bebé.

Además, para ella, hay varios puntos en los que fijarse y siempre intentar probar su consistencia y adaptabilidad antes:

  • Que sea de un material lo más ecológico posible.
  • Que sea flexible y adaptable, para el buen acomodo, tanto del bebé como de la madre.
  • Que sea fácilmente desenfundable y lavable, la comodidad también es esto.
  • Que esté bien cosido, que no exista posibilidad de que se salga el relleno, que puede ser de fibras de poliéster, perlas o espuma, relleno de algodón o de plumas.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie