sacaleches-consejos

LACTANCIA

Estos son los beneficios de contar con un sacaleches para mantener la lactancia materna

Continuar dándole el pecho a tu bebé se complica pasados los primeros meses, pero existen herramientas que pueden ayudarte a mantenerla en el tiempo y contar con todos sus beneficios

por hola.com

La lactancia materna se basa en la oferta y la demanda. Es decir, cuanto más le des el pecho a tu bebé, más leche producirás y, cuanto menos le amamantes, la cantidad irá disminuyendo paulatinamente. Un hecho que puede ser un problema, por ejemplo, en el momento de reincorporarnos a nuestro puesto de trabajo, pues las horas en las que estamos disponibles para nuestro bebé se reducen y las tomas se espacian en el tiempo. Y tú, lo más seguro, es que quieras continuar dándole el pecho. Y es que, según la Sociedad Española de Pediatría, la leche materna es la opción más recomendada para el lactante durante los primeros meses de vida, tanto por los nutrientes y anticuerpos que aporta al bebé como por los beneficios para su madre. Así, el 80% de las madres españolas decide dar el pecho.

Por eso, si quieres seguir con la lactancia materna más allá de los primeros meses, herramientas como un sacaleches puede ser una buena opción. Aunque por su aspecto, pueda llegar a asustarte; los avances han sido muchos y te contamos por qué es una buena idea y cuáles son sus beneficios, más allá de continuar con la leche materna.

Lee también: Cinco pautas que te ayudarán con la lactancia de tu bebé

Beneficios de la lactancia materna

La lactancia materna, dure el tiempo que dure, es siempre saludable, tanto para la madre como para el bebé. Es algo intrínseco a nuestra condición de mamíferos y un alimento natural para todos los niños menores de un año. La Academia Americana de Pediatría sostiene que “la leche materna tiene muchas sustancias que la leche de fórmula no contienen para proteger a los niños de muchas enfermedades e infecciones”. Es más, tanto esta como la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmaban a mediados del año pasado que no debía suspenderse siquiera por la pandemia de la Covid-19, pues no existía ningún peligro, y, de nuevo, ratificaba su afirmación. Entre sus beneficios, además de reforzar el vínculo entre madre e hijo, están:

  • Tiene la cantidad necesaria de carbohidratos y grasas que el bebé necesita.
  • Proporciona proteínas digestivas, minerales, vitaminas y hormonas, así como anticuerpos que ayudan a que los bebés no enfermen.
  • Es una protección natural para evitar también posibles alergias, problemas en la piel o enfermedades respiratorias.
  • Para la madre, también existen beneficios, como bajar de peso tras el embarazo, disminuir el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer de ovarios y de mamá u osteoporosis, entre otros.

Paula Camarós, matrona fundadora de Baby Suite, centro de referencia para la maternidad en España, asegura que “la leche materna es poderosa. Está llena de agentes que previenen al babé de las infecciones, además de la hormona del crecimiento, los glóbulos blancos, etc. Proporciona al bebé una gran inmunidad, protección y el perfecto aporte de nutrientes que necesita para el óptimo desarrollo de sus órganos”.

La importancia de contar con un sacaleches

Los motivos que llevan a una madre a utilizar un sacaleches pueden ser muchos y todos ellos válidos. Lo que está claro es que se convierte en una herramienta estupenda si quieres prolongar la lactancia materna y, en algunos casos, es hasta recomendable.

Los datos del último Barómetro elaborado por Elvie sobre lactancia materna muestran que sólo el 36% de las madres españolas dan el pecho durante más de 6 meses (lo que suele durar su baja por maternidad) y que el 19% lo abandona a los 3 meses, pero la mayoría, casi un 60%, confirma que lo hacen por motivos sociales y por su vuelta al trabajo, no porque sea su deseo. Y como hay cosas que son difíciles de cambiar -como esa vuelta a tu puesto laboral-, al menos sí buscar alternativas para, si así quieres, continuar con la lactancia materna. Y aquí es donde entra el sacaleches.

Con esta herramienta, las madres pueden extraerse la leche cuando puedan y lo consideren, manteniendo así el suministro día tras día y proporcionándole a la persona que cuida a su bebé en su ausencia un banco de leche materna suficiente hasta que vuelva a casa.

Lee también: Dar el pecho a niños más mayores, ¿sí o no?

Pero el sacaleches puede ser beneficioso, no solo si quieres continuar con la lactancia materna y conseguir una mayor libertad fuera de casa o si, por otro lado, tienes problemas en los que su uso es hasta recomendable:

Eres de esas mujeres que sufren problemas en la subida de leche (en casos, por ejemplo, de bebés prematuros) o a tu recién nacido le cuesta coger el pecho.

  • Tienes dolores (por grietas en los pezones, por ejemplo) o, simplemente,
  • Produces un exceso de leche que tu bebé no necesita y tu objetivo es reducir esa dolorosa congestión que puede derivar en obstrucciones o infecciones.
  • Tu bebé tiene malformaciones en la boca o en el paladar que dificultan la succión directa del pecho.
  • O, por ejemplo, si tienes que comenzar con una medicación y quieres extraerte la leche antes de tomártela.

Cómo elegir tu sacaleches

El sacaleches, te decidas por uno u otro, debe reproducir todo lo posible el acto natural de la toma. Y, como nos confirman los expertos de Elvie, tener clara esta premisa: no es la fuerza de la succión la que aumenta el flujo de la leche (por lo que no busques uno que succione intensamente, un error bastante común), sino la alternancia de fases de aspiración y de relajación.

Además, como nos asegura Camarós, a muchas madres les resulta difícil conciliar la lactancia materna con su vida laboral, ya que para ésta tenga éxito, debemos tener claro que debe ser a demanda, sin tiempo ni horario, por lo que un buen sacaleches debe ser portátil, ligero para llevar y cómodo de usar. Y es que, como confirma Tania Boler, fundadora y consejera delegada de Elvie, “mi propia experiencia durante la lactancia vi las dificultades a las que nos enfrentamos las mujeres a la hora de dar el pecho, relegando el momento a los armarios fijos, zonas aisladas y cubículos de aseo”. Por eso, otro punto importante es que sea lo más silencioso posible e invisible. Simplemente, por darnos comodidad.

Hay dos tipos de sacaleches, el manual y el eléctrico, siendo el más eficaz el eléctrico, ya que permite regular tanto esa aspiración que mencionamos como la velocidad de succión. A partir de aquí, las expertas nos ayudan para que nos fijemos en algunas características importantes:

  • Su diseño debe ser lo más anatómico posible y, aunque las primeras veces seguramente no consigas mucha cantidad, no desesperes, es ir cogiendo el truco.
  • Busca una copa redondeada o de campana, que se adapte siempre al tamaño de tu pecho, y suave, porque la piel de esta zona es muy delicada -especialmente los pezones-.
  • ¿Su material? Prioriza la silicona que, además de suave, es duradero.
  • Fácil de montar y desmontar, con pocas piezas para poder limpiarlo en profundidad y esterilizarlo.
  • Que exista compatibilidad de sus piezas con los biberones, algo que solemos pasar por alto y que es muy importante.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie