cuidados-dientes-embarazadas

EMBARAZO

Por qué la gingivitis o la caries son dos de los problemas más frecuentes durante el embarazo

Durante el periodo de gestación, aumenta el riesgo de padecer complicaciones bucodentales. Te explicamos el porqué y cómo debes prevenirlas.

por hola.com

El embarazo afecta de forma directa a la salud oral de las mujeres. Entre otras cosas, como consecuencia de los cambios hormonales que experimenta la mujer embarazada. El problema se origina cuando aumenta el nivel de progesterona y estrógenos en el cuerpo, lo que supone un aumento del flujo de sangre en las encías, facilitando su enrojecimiento y, sobre todo, su inflamación. Pero, no te preocupes, la prevención es clave y saber reconocer los síntomas también.

Según el último Estudio de Salud Bucodental 2020 realizado por Sanitas, cinco de cada diez mujeres embarazadas han sufrido problemas de encías durante la gestación en el año 2020. Ha sido esta la afección más común por las mujeres embarazadas que han visitado al dentista en los últimos doce meses, solo por detrás de las caries, suponiendo casi un 20% de las citas con el odontólogo. Por tanto, la higiene bucodental durante el periodo de embarazo es muy importante, más la de aquellas mujeres con antecedentes previos de gingivitis o periodontitis, quienes deben poner especial atención a las revisión antes, durante y después del embarazo.

Y es que, como asegura Manuela Escorial, odontóloga especialista a la que hemos preguntado sobre este problema,“es en este grupo en el que es decisivo mantener o devolver la salud de las encías para evitar que estos trastornos progresen durante el embarazo, un periodo de mayor riesgo para ello”.

Lee también: ¿Empeora la vista después del parto?

Así, el efecto de estas patologías pueden derivar en problemas más graves, no solo al final del embarazo, sino en el futuro. Pero entendamos por qué, cómo podemos evitarlo en casa y en qué momento deberíamos acudir a un especialista.

De todas formas, como afirma Escorial, “la inflamación gingival también puede aparecer en otras condiciones que cursan con cambios hormonales como son la pubertad o el ciclo menstrual. También puede aparecer ante el consumo de algunos tipos de anticonceptivos orales”.

¿Por qué el embarazo afecta a nuestras encías?

El periodo de gestación de un bebé tiene unas características específicas muy concretas que provoca un conjunto de cambios hormonales y físicos que inciden de forma directa y negativa en la salud bucodental de las mujeres, facilitando, sobre todo, la aparición de problemas como las caries o la gingivitis, dos de los problemas más frecuentes. En el caso de la gingivitis, como nos confirman Nerea González y Ana Bernando (quienes han realizado el estudio), “se trata de una las patologías más frecuentes durante el embarazo”.

Una patología que aparece, sobre todo, durante el tercer y octavo mes de gestación debido a los cambios vasculares y hormonales que acompañan al embarazo y que favorecen que la placa bacteriana produzca una inflamación localizada de los tejidos periodontales que se caracteriza por una encía enrojecida, hinchada y sangrante. Si tú lo has observado, acude a un especialista.

Según Escorial, “los signos y síntomas no difieren de una gingivitis no asociada a un embarazo: encías hinchadas, con aspecto enrojecido y que sangran con facilidad. Lo que sí es importante es diferenciar la gingivitis del embarazo de una enfermedad más sería de las encías: la periodintitis”. El primero es reversible con un adecuado manejo tras la gestación, en el caso de la segunda es más complicado, “son problemas más severos con complicaciones en el embarazo”.

Lee también: ¿Cuánto tiempo se tarda en perder la barriga tras el embarazo?

¿Qué puedo hacer para evitarlo?

El hábito más importante para conseguir evitar este tipo de problemas es, sin duda, mantener una higiene bucodental apropiada. Para ello:

  • Cepillarse los dientes después de cada comida. Un factor que puede marcar la diferencia es el uso del cepillo eléctrico, no demasiado extendido actualmente, o no tanto como debería. De hecho, según los datos de este estudio, su uso no supera el 50% entre las mujeres embarazadas.
  • Utilizar la seda dental o irrigadores para asegurar una limpieza completa.
  • Reducir la ingesta de alimentos ricos en azúcares para minimizar el efecto de estas patologías.
  • Y, por supuesto, no esperar al final del embarazo para ir al odontólogo, pues a medida que avance el proceso de gestación puede resultar más incómodo.

Por eso, para Escorial, “la prevención y el diagnóstico precoz de los trastornos gingivales es ideal. Es decir, preservar, alcanzar y mantener una salud bucal antes y durante todo el proceso tiene un efecto positivo y preventivo para el proceso de gestación”.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie