peso-embarazo

Los riesgos de engordar demasiado en el embarazo

Dependiendo de la situación anterior al embarazo, cada mujer debería engordar como máximo unos kilos determinados. El peligro de pasarse con la báscula puede afectar al niño, a la madre y a la propia gestación.

por Terry Gragera

Tener sobrepeso puede comprometer la fertilidad, ya que la ovulación se altera, y también disminuir la tasa de éxito de los tratamientos de reproducción asistida. Es, pues, una desventaja de partida a la hora de conseguir el embarazo, ya que también aumenta el riesgo de aborto y de abortos de repetición.

Igualmente, hay que tener en cuenta que el sobrepeso, de por sí, incrementa la incidencia de algunas enfermedades crónicas que durante el embarazo pueden empeorar. Por eso es muy importante cuidar del peso tanto antes como durante la gestación.

Lee más: Cómo engordar de forma saludable en el embarazo

Cuántos kilos ganar como máximo

No hay una cifra estándar de kilos para todas las embarazadas. “Es importante tener en cuenta el peso previo al embarazo y el índice de masa corporal (IMC) para determinar cuánto peso aumentar durante la gestación”, indica la Dra. María Tábara, ginecóloga del Hospital Universitario San Francisco de Asís.

Según el Institute of Medicine and National Research Council, el aumento de peso recomendado en el embarazo es el siguiente para cada situación:

  • Bajo peso (IMC a 18,5): entre 13 y 18 kg.
  • Peso normal (IMC de 18,5 a 24,9): entre 11 y 16 kg.
  • Sobrepeso (IMC de 25 a 29,9): entre 7 y 11 kg.
  • Obesidad (IMC de 30 o más): entre 5 y 7 kg.

¿Qué implica el sobrepeso materno en la gestación?

Cuando la mujer tiene obesidad o sobrepeso en la gestación hay una serie de riesgos añadidos. Así, aumenta la posibilidad de distintas complicaciones para la madre como la diabetes gestacional, la hipertensión, la preeclampsia, la disfunción cardiaca y la apnea del sueño entre otros.

Para el bebé también hay ciertos peligros como una mayor tasa de muerte fetal intraútero, alteraciones del crecimiento y una probabilidad aumentada de anomalías congénitas y de que acabe desarrollando asmaobesidad infantil, destaca la experta.

¿Necesita un seguimiento especial?

El sobrepeso en la madre exige un seguimiento más estrecho durante el embarazo. “Se debe realizar una detección precoz de la diabetes gestacional y llevar a cabo una mayor vigilancia ecográfica, teniendo en cuenta que se puede reducir la eficacia de la prueba, debido a dificultades técnicas”, detalla la Dra. Tábara.

Además, puede ser necesario el consejo dietético y nutricional en estos nueve meses y la prescripción de ejercicio físico adaptado al embarazo.

¿Complica el parto?

Cuando la madre engorda demasiado en el embarazo el niño puede ser demasiado grande (macrosomía), lo que complica el parto vaginal y puede acabar provocando una distocia de hombros en el recién nacido.

Según resalta la ginecóloga del Hospital San Francisco de Asís, “la tasa de cesáreas aumenta en estas pacientes hasta un 45%, y la probabilidad de parto vaginal tras estas cesáreas está disminuida”.

Además, es importante planificar bien la visita preanestésica, ya que también se incrementa el número de complicaciones y de riesgos anestésicos y “se aconseja la profilaxis de enfermedad tromboembólica, sobre todo si se asocia a inmovilidad prolongada”, advierte la Dra. Tábara.

Adelgazar tras el parto

Las embarazadas con sobrepeso tendrán un control más estricto en el embarazo, pero nunca deben intentar adelgazar por su cuenta en esos nueve meses. En el posparto, y una vez pasada la cuarentena, sí se puede llevar a cabo un plan para perder los kilos de más. Es importante que en ese objetivo se incluya la práctica de ejercicio físico y una valoración del suelo pélvico.

Además, la Dra. María Tábara recomienda la lactancia materna, ya que “se asocia a una mayor pérdida de peso en el puerperio”.

Lee más: ¿Cuánto tiempo se tarda en perder la barriga tras el embarazo?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie