meningitis-consecuencias-enfermedad

Salud infantil

Una de cada tres madres de niños afectados por meningitis debe renunciar a su trabajo

Las secuelas de esta enfermedad complican la inserción de los afectados en el mercado laboral y suponen un gasto anual de más de 10.000€. La prevención, en este caso, es determinante

por hola.com

La Asociación Española contra la Meningitis (AEM) acaba de publicar un estudio en el que confirma las grandes secuelas, no solo físicas, sino a todos los niveles, de esta enfermedad. Desde amputaciones o cicatrices por parte de los afectados, complicando de manera importante su inserción en el mercado laboral, hasta un incremento del gasto familiar que supone unos 11.050€ más (cantidad que supera los 900.000€ a lo largo de la vida) y la renuncia del cuidador principal -en la mayoría de los casos, la madre- a su puesto laboral. Por eso, la prevención mediante la vacunación es un factor clave.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene como objetivo derrotar a esta enfermedad para el año 2030, por lo que ya ha publicado una hoja de ruta detallada en la que se busca reducir el número de casos en estos próximos diez años. La AEM, por su parte, trabaja para concienciar, formar, informar e investigar sobre esta enfermedad, además de ofrecer asistencia a pacientes y familiares, con los que ha contado para desarrollar este estudio en el que se confirman las secuelas de la enfermedad. “Esta investigación nos ha permitido cuantificar el impacto de la meningitis en términos clínicos, asistenciales, económicos y sociales. Por lo que es una iniciativa pionera en España”, indica David Cantarero-Prieto, investigador principal y profesor titular de la Universidad de Cantabria.

Lee también: Todas las novedades del calendario de vacunas de 2021

¿Qué es la meningitis?

La meningitis es la inflamación de las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal. Sus causas pueden ser un virus o una bacteria, siendo esta última la de mayor gravedad y la primera causa de muerte por infección en niños y adolescentes. Los grupos de edad a los que más afecta son los menores de 5 años y los jóvenes de 15 a 24 años.

Se trata de una enfermedad que, en palabras de la doctora Cristina Regojo, presidenta de la AEM, “es devastadora, pudiendo dejar muchas secuelas como son la sordera, la ceguera, las amputaciones de los miembros o una lesión medular importante, entre todas, lo que implica que el afectado requiera cuidado de por vida. Y esto, como ha revelado nuestro estudio, suele recaer en la gran mayoría de los casos, en las mujeres”.

Así, el 55% de los afectados confirmaron que sufren secuelas físicas que, además, dificultan su inserción laboral y que, en función de cuáles sean, requieren de unas terapias más o menos intensivas, pero que, sin duda, se traducen en tiempo. Unas consecuencias físicas que no deben olvidar “las secuelas psicológicas”, como apunta Regojo, “que, al igual que las físicas, necesitan un tratamiento, estimando que hasta un 60% de los afectados necesitarán un apoyo continuo”.

Perfil del cuidador y cómo les afecta esta enfermedad

El perfil típico del cuidador de un afectado por meningitis es, en la mayoría de los casos, una mujer de 39 años y madre del niño. Si además atendemos a otro de los puntos reveladores de este trabajo, en el que se estiman unas 20 horas semanales para atender las necesidades del paciente, la incompatibilidad con un trabajo remunerado aumenta hasta tal punto de que el 31% de ellas se ven obligadas a renunciar al mismo. 

Así lo asegura el Estudio de evaluación de la carga de la enfermedad meningocócica frente a la no vacunación de la AEM e IDIVAL (Instituto de Investigación Sanitaria de Valdecilla) que ha sido publicado en Vaccines Today. Además, este mismo estudio confirma que el 45% de las madres de afectados tenía un trabajo remunerado cuando su hijo contrajo la enfermedad y que, a día de hoy, ese porcentaje se ha reducido al 14%.

Lee también: ¿Por qué los bebés españoles reciben más antibióticos que en otros países?

La prevención de la enfermedad es clave

El 42% de los encuestados para realizar este estudio no tuvo acceso a las vacunas que previenen la enfermedad meningocócica, bien por no tener disponible dicha vacuna o por no tener la edad correspondiente para recibirla. Entre aquellos individuos que sí pudieron vacunarse, casi un 26% no lo hicieron. Por eso, Elena Moya, vicepresidenta de la AEM y coordinadora de para Europa y áfrica de la Confederación de Organizaciones de Meningitis (CoMO), reclama a las autoridades “la igualdad en el acceso a las vacunas, buscando la implementación en todo el territorio nacional de todas las vacunas que protegen contra la meningitis en sus calendarios nacionales de inmunización de rutina, tal y como recomienda la Asociación Española de Pediatría en su calendario de vacunación”.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie