Embarazo

Los riesgos de dormir boca arriba durante el embarazo

Un nuevo estudio insiste en que las embarazadas no deben dormir boca arriba, especialmente en los tres últimos meses de gestación. ¿Qué peligros puede haber para el bebé? ¿Cuál es la postura más recomendada?

Por Terry Gragera

Un nuevo estudio ha vuelto a poner sobre la mesa los riesgos de dormir boca arriba durante el embarazo. El trabajo se ha centrado en los peligros que tiene para el feto esta postura, especialmente durante el último trimestre de embarazo. ¿Por qué no se recomienda que la gestante descanse así? 

Lee más: Con esta postura dormirás mejor durante el embarazo

La clave, el aporte del oxígeno en el cordón umbilical

La investigación se ha realizado en el University College de Londres y ha monitorizado el sueño de 22 embarazadas que descansaban boca arriba. Durante este tiempo de descanso, a las mujeres se les hacían una serie de resonancias magnéticas para comprobar el flujo de oxígeno que llegaba al bebé.

Así, el trabajo ha descubierto que cuando las mujeres están boca arriba, el flujo sanguíneo que circula por el cordón umbilical se reduce un 11% de promedio. Al dormir boca arriba, se ejerce una presión sobre la vena cava y esto se traduce en una menor cantidad de sangre oxigenada que llega al bebé. Esto, unido a otros factores, podría suponer un riesgo y explicar algunos casos de muerte perinatal sin causa aparente, según los autores del estudio. 

Así lo corrobora el Dr. Jordi Carrera Viñals, especialista en Ginecología en el Gabinete Ginecológico Carrera-Muñoz y en el Instituto de Ginecología Avanzada, y miembro de Top Doctors: "Dormir boca arriba en los tres ultimos meses del embarazo dificulta la oxigenación del feto". "El motivo es que el peso del utero grávido comprime la vena cava y la circulación de retorno materno puede estar comprometida", detalla.

La postura más segura 

Descartada la posición boca arriba, la más segura durante el embarazo es "dormir de lado o algo incorporada para evitar este fenómeno", recomienda el Dr. Carrera Viñals. El volumen de la tripa y las molestias propias de la gestación dificultan en muchas ocasiones la conciliación del sueño, pero se pueden utilizar almohadas para ir encontrando una posición más confortable. De hecho, en el mercado existen algunas específicas para facilitar el sueño a la embarazada.

Aunque hace tiempo a la embarazada se le recomendaba únicamente dormir sobre el lado izquierdo, ahora se sabe que cualquiera de los dos lados es mejor que dormir boca arriba.

Durante la noche, la embarazada suele moverse para intentar encontrar una postura que le permita descansar, pese al volumen de la tripa. ¿Se pone en riesgo si pasa un tiempo boca arriba sin darse cuenta?  "Que no se asusten nuestras embarazadas, pues el cuerpo tambien avisa y la gestante tendra una sensación de ahogo cuando sucede este fenómeno, por lo cual debe cambiar esta posición", tranquiliza el ginecólogo. 

Lo importante es pasar la mayor parte de la noche de lado y para ello hay que procurar estar lo más cómoda posible, sin obsesionase.

Lee más: Las pesadillas durante el embarazo son más frecuentes de lo que crees