Bebé tomando el pecho

¿Cuándo son útiles las pezoneras de lactancia?

Aunque lo mejor es que el bebé tome la leche del pecho de la madre, en algunas ocasiones, se dan problemas que pueden solucionarse con estos accesorios

por hola.com

La lactancia es una experiencia única para cada madre, pero para algunas puede llegar a convertirse en una un tanto molesta e incluso dolorosa. Por ello, intentando buscar una solución, muchas sopesan el uso de las pezoneras de lactancia, o lo que es lo mismo, unos protectores del pezón.

Aunque hace años no gozaban de mucha popularidad (incluso se recomendaba retirarlas cuanto antes), ahora se han tornado en un accesorio muy útil. Así que la asesora de lactancia Elisabeth Grimaldi nos explica cuál es su función y en qué casos están recomendadas.

Lee también: ¿Cómo aliviar el dolor de pezones durante la lactancia?

¿Qué son las pezoneras de lactancia?

Son unos protectores del pezón hechos, normalmente, de silicona (aunque también los hay de otros materiales) que cubren también la areola. Su función principal es facilitar la succión al bebé para que pueda extraer la leche materna de forma correcta.

Actualmente son finos, muy suaves, y con diferentes formas, sin embargo, durante la década de los 70 y los 80, se fabricaban con látex o una goma rígida y dura (más parecida a la de un biberón). Para los más pequeños, succionar el pezón de su madre era entonces demasiado complicado. De ahí que las pezoneras hayan gozado, durante mucho tiempo, de mala fama. Sin embargo, ya no están desaconsejadas, y como apunta la experta, pueden ser de gran utilidad.

Lee también: ¿Sabes por qué son tan importantes las primeras tomas al pecho?

Cuándo usarlas

“Es un aliado para desarrollar una lactancia con éxito, evitando procesos dolorosos”, afirma la asesora de lactancia, que recomienda que, antes de comprarlas, las madres siempre deben consultarlo con su matrona.

No obstante, algunos de los casos en los que su uso puede ser muy útil:

  • Grietas en la areola y el pezón. Este tipo de molestias son habituales los primeros días que la madre da el pecho, pero, si se postergan en el tiempo, la principal causa suele ser un mal agarre del pequeño, y de ser así, es muy importante que se corrija, o, de lo contrario, lo único que se conseguirá es que la madre sienta más dolor.
  • Si se ha comenzado la lactancia con biberón y se quiere pasar a la lactancia materna. Como estos bebés se han acostumbrado al biberón, la transición les resulta complicada. Así que, en todo este proceso, los protectores pueden ser útiles, ya que les recordarán a este biberón.
  • Bebés con flenillo sublingual corto. Los movimientos de lengua de estos pequeños son limitados, y gracias a las pezoneras, podrán succionar y agarrar mejor.
  • Bebés prematuros. Es habitual que estos pequeños se cansen al succionar, por lo que pueden necesitar una pequeña ‘ayuda’ como la de las pezoneras de lactancia, con las que se logra que lo hagan durante más tiempo y de forma correcta.
  • Pezones muy planos o invertidos. En los hospitales, se intenta que la primera toma del bebé sea con leche materna, tomada directamente del pecho de su madre para que, así, comience a acostumbrarse. Pero algunas veces puede rechazarlo, por lo que se puede probar a usar las pezoneras.

Un aspecto fundamental es que estén bien colocadas, ya que, de lo contrario, no tendrán ningún efecto ni ayudarán a las madres a mejorar la lactancia.

Lee también: Cuándo y cómo dar el pecho a un bebé prematuro

Si no hay ningún problema, no hay que usarlas durante los primeros días

La asesora destaca que hay que consultar su uso con las matronas y los médicos, ya que, si no hay ningún problema y se ofrecen, se corre el riesgo de que interfieran en su aprendizaje durante los primeros días.

Para la matrona Isabel Durand, lo más importante es que, cuando da el pecho, se compruebe si el bebé se agarra bien:

  • Tiene que tocar con su mentón y su nariz el pecho, abarcando más la areola inferior.
  • Debe tener los labios hacia fuera.
  • Mantener el cuello bien extendido y alargado, alineándolo con el de la madre.

La madre, por su parte, debe coger su pecho en forma de ‘C’, acercando el pezón hacia el labio superior de la boca del pequeño para que abra bien la boca.

Lee también: Por qué no deberías dar el pecho justo después de hacer deporte

¿Se corre el riesgo de que el bebé se acostumbre?

Uno de los mayores miedos es que el bebé se termine acostumbrando a las pezoneras y después rechace tomar el pecho directamente. Un riesgo que, según explica Elisabeth Grimaldi, no existe.

No son de difícil retirada. Estas pezoneras son sensibles y tienen un contacto muy suave, por lo que, al retirarlos, se suele seguir la lactancia de manera segura”, apunta. Lo que sí hay que tener en cuenta es si el bebé está preparado para ello. Un buen método para averiguarlo es aprovechar una toma para sacarlas, y comprobar si sigue mamando sin ellas.

Si se enfada o lo rechaza, se tendrá que volver a poner la pezonera. Pero, poco a poco, irá cogiendo el hábito, lo que suele ocurrir a los tres o cuatro meses.

Lee también: Remedios eficaces para cuidar el pecho durante la lactancia

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie