Cuánto dura un parto

¿Cuánto dura el parto?

Si estás embarazada, te habrán deseado "una hora corta"; es decir, un parto que no se prolongue demasiado. Pero ¿qué es lo que puedes esperar? ¿Cuántas horas suele durar el proceso?

por Terry Gragera

Las circunstancias que rodean el parto de cada mujer son únicas. Hay nacimientos que ocurren rápido y sin complicaciones, otros que se prolongan durante muchas horas y que necesitan ayuda para prosperar... Sin embargo, es posible establecer una media y algunas situaciones comunes. Todas las mujeres desean una "horita corta": un parto rápido y un encuentro lo más precoz posible con su bebé. Lograrlo depende de los siguientes factores.

Lee más: ¿Qué necesitas llevar al hospital para dar a luz?

¿Cuándo se empieza a contar la duración del parto?

El parto como tal no comienza a medirse con la llegada de las contracciones. Hay embarazadas que son más sensibles a ellas y las notan antes o las soportan mejor y otras para las que pasan más inadvertidas. Para establecer la duración del parto se atiende a tres etapas:

  • Primera etapa o periodo de dilatación. Comienza cuando la mujer tiene tres centímetros de dilatación y finaliza con la dilatación completa. Desde el punto de vista médico, se divide a su vez en dos fases: la fase latente (contracciones variables en cuanto a intensidad y regularidad, hasta los cuatro centímetros) y fase activa (cuando hay contracciones regulares y la dilatación va progresando hasta los 10 cm).
  • Segunda etapa o expulsivo. Es el tiempo que tarda el bebé en descender por el canal del parto y salir al exterior desde que se ha completado la dilatación.
  • Tercera etapa o alumbramiento. Es el periodo que pasa desde que el feto ha nacido y se produce la salida completa de la placenta y las membranas.

¿Cuántas horas se prolonga el parto?

A la hora de establecer la duración media del parto hay distintos factores a tener en cuenta como, por ejemplo, si la mujer ya tiene más hijos. "La mayoría de las mujeres nulíparas (que no han tenido más hijos) alcanza la segunda etapa del parto (el expulsivo) dentro de las primeras 18 horas y las multíparas (que tienen más hijos) en 12 horas sin intervenciones", indica la Dra. Rocío Cantarero, ginecóloga de la Agrupación Ginecológica Española, y miembro de Top Doctors.

Con respecto a la duración de la dilatación que permitirá llegar a esa fase del expulsivo es también variable y no tiene por qué ser lineal; es decir, pueden pasar varias horas para dilatar unos pocos centímetros y luego en minutos lograr la dilatación completa. En las mujeres sin hijos, "la duración media es de ocho horas y es improbable que dure más de 18 horas; en las mujeres multíparas (con más hijos), la media es de cinco horas y es improbable que dure más de 12 horas", detalla la experta.

¿Por qué si tienes más hijos el parto dura menos?

Las mujeres con más hijos tienen un parto más corto. Pero, ¿cuáles son las razones? Es así porque en la primera fase, el tiempo que se tarda en llegar a los cuatro centímetros de dilatación y de ahí a los 10, se solapa. Ya es como si fuera una, y sucede más rápido.

Por otra parte, tiene que ver con la dilatación y el borrado del cuello del útero, pasos necesarios para un parto vaginal. "Las mujeres nulíparas primero borran el cuello y después lo dilatan, y las multíparas borran y dilatan a la vez, por ello su fase latente es más corta, y en la fase activa el progreso es más lineal y rápido en las que ya han parido con anterioridad", destaca la Dra. Cantarero. Pero, además, hay que tener en cuenta que, tras un primer parto, la pelvis ya ha sufrido cambios que han ampliado el canal del parto, "permitiendo el descenso del feto por el canal de una forma menos dificultosa y más rápida".

¿Qué riesgos tiene un parto demasiado largo?

Los partos demasiado largos pueden conllevar complicaciones. "El riesgo fundamental de un parto largo para la madre radica en dos puntos cardinales: la posibilidad de complicación del expulsivo por agotamiento materno con necesidad de realizar un parto instrumental o una cesárea en caso de no lograr descenso de la cabeza fetal hasta el punto en el que el parto pudiera terminar por vía vaginal", señala la ginecóloga.

Además, puede haber un “agotamiento del útero” tras la expulsión del feto. El parto no acaba con la salida del bebé, sino con el alumbramiento de la placenta, y para ello es necesario que el útero se contraiga para sacarla al exterior. Si no ocurre así, puede haber una hemorragia postparto. No obstante, "el equipo de obstetricia cuenta con mecanismos preventivos para evitar o minimizar esta situación cuando un parto es muy prologado", tranquiliza la experta.

Un parto demasiado prolongado puede conllevar también otros riesgos como corioamnionitis (infección de las membranas), así como mayor necesidad de partos vaginales con ayuda instrumental o de cesáreas o mayor tasa de episiotomía.

¿Hay peligro en un parto demasiado corto?

Hay mujeres que tienen a sus hijos de una forma muy rápida. El riesgo fundamental aquí es no llegar a tiempo al hospital, por eso se les recomiendan que si ya son madres con anterioridad en cuanto comiencen a notar las primeras contracciones se dirijan a la maternidad, para que el nacimiento no les pille por sorpresa en casa.

Desde el punto de vista de la complicaciones médicas, tal como indica la Dra. Rocío Cantarero, "no se ha observado asociación entre una duración corta de la segunda etapa del parto y laceración perineal (desgarros), hemorragia posparto o puntuación baja en el test de Apgar a los cinco minutos".

Dure más o menos, sea extenuante o no, la recompensa por ver al bebé tras el parto eclipsará todas esas horas de esfuerzo para convertirte en una nueva mamá.

Lee más:  ¿En qué casos está contraindicada la epidural para dar a luz?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie