Cordón umbilical

Embarazo

Así es y así funciona el cordón umbilical

Además de suministrar nutrientes y oxígeno al niño, el cordón umbilical es un buen 'compañero' durante la gestación, pues el feto lo utiliza para jugar. Estos son algunos de sus secretos.

por Terry Gragera

El cordón umbilical une a la mujer y a su hijo dentro del vientre materno, pero también es el primer "juguete" con el que cuenta el feto en su vida intrauterina. Su función es básica, y sin cordón umbilical sería inviable el desarrollo del feto, ya que hace de conector entre la placenta y el bebé en formación.

Lee más: Qué es la placenta y qué funciones tiene en el embarazo

¿Cuándo se forma el cordón umbilical?

El cordón umbilical comienza a formarse en las primeras semanas de gestación. Así, en la semana 9 de embarazo ya se percibe en el feto una hernia umbilical que es el origen del propio cordón. Es esta hernia primitiva la que conectará el sistema digestivo del bebé con la placenta. En tan solo una semana, la hernia ya deja paso al propio cordón umbilical, que a partir de la semana 10 de gestación comienza a crecer hasta alcanzar al final del embararazo unas dimensiones de entre 50-55 centímetros.

¿Cómo es el cordón umbilical?

El cordón umbilical está formado por dos arterias y una vena. Las dos arterias principales proceden del bebé y la vena sale de la placenta. Esta vena es la encargada de transportar el oxígeno y los nutrientes de la madre a su hijo a través de la placenta. Por su parte, las dos arterias son las que recogen los productos de desecho y el dióxido de carbono procedentes del bebé para que los procese la placenta. Es decir, se trata de un mecanismo perfecto que asegura que al feto en formación no le falte lo que necesita para su desarrollo y que se deshaga de lo que no va a necesitar.

Las arterias y vena umbilicales están protegidas por un tejido de consistencia gelatinosa que ayuda a que el cordón sea flexible y a que no se anude ni se formen pliegues. Este recubrimiento recibe el nombre de gelatina de Wharton.

Así juega el bebé con el cordón umbilical

Pero una de las funciones más sorprendentes del cordón umbilical es la de "juguete" para el feto. A principios del segundo trimestre, ya puede observarse mediante ecografía cómo el bebé utiliza el cordón para hacer movimientos y para jugar con él. No hay ningún peligro en esta actitud, porque la elasticidad del cordón impide que el niño pueda correr peligro y que anule sus funciones, por ejemplo, pinzándolo. A lo largo del segundo y tercer trimestre, el bebé interaccionará con el cordón, al igual que se toca la cara o se chupa el dedo. Además de "entretenimiento", el cordón umbilical le proporciona consuelo.

¿Qué es la arteria umbilical única?

A veces, en lugar de dos arterias umbilicales, solo hay una. Esta alteración recibe el nombre de arteria umbilical única y se descubre en los controles ecográficos. Aparece, aproximadamente, en uno de cada cien embarazos, y tal como explica el Dr. Alfonso Delgado, profesor de Pediatría de la Universidad CEU San Pablo, "a veces puede estar asociada a algún problema, por lo que es necesario vigilar que no se acompañe de malformaciones cardiacas, renales o digestivas en el bebé". No obstante, tranquiliza porque "estos problemas no se producen en todos los casos y hay niños con arteria umbilical única sin ellos".

¿Puede haber más problemas con el cordón?

El cordón continuará realizando su función hasta el mismo momento del parto. Si la gestación se prolonga más allá de las 41 semanas, en general, el cordón continuará sin incidencias, siempre que la placenta esté en buen estado. 

Otros problemas más graves, como la rotura del cordón dentro del útero, "son realmente excepcionales", tal como apunta el Dr. Delgado. "Puede suceder por un traumatismo o si se cambia de posición al feto con una maniobra externa, pero es muy raro. Aunque en el caso de que sucediera sería incompatible con la vida", advierte el experto de la Universidad CEU San Pablo.

Igualmente en el parto, el cordón puede haberse enrollado en el cuello o en otras partes del cuerpo del bebé, lo que podría complicar el nacimiento. El obstetra suele retirarlo con una maniobra, pero hay que vigilar que el niño no sufra. También se puede producir un prolapso de cordón, si el cordón sale por el canal del parto antes que el bebé. El problema es que se limitaría el aporte de oxígeno que le llega al niño, por lo que en muchos casos se practica una cesárea.

Las células madre del cordón

El cordón umbilical es rico en células madre que pueden servir para curar enfermedades hematológicas o para regenerar tejidos. La extracción de esas células madre se produce una vez cortado el cordón, por lo que es una intervención sin peligro para el bebé o su madre. Hay bancos de cordón umbilical públicos, y se puede hacer una donación en el momento del parto, y también bancos privados.

Además de ser rico en células madre, el cordón es rico en hierro, motivo por el que se recomienda pinzar el cordón no inmediatamente tras el nacimiento, sino esperando de uno a tres minutos hasta que deje de latir. Con esta sencilla medida, el aporte de hierro del bebé es mucho más alto en sus primeros seis meses de vida.

Tras el corte del cordón, queda una pequeña herida, que será la que habrá que curar en las primeras semanas del recién nacido. Comienza otra etapa.

Lee más: Así debes curar el cordón umbilical de tu recién nacido

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie