Madre trabajadora cuidando de su hijo enfermo en casa

¿Cuándo puedes faltar al trabajo si tu hijo está enfermo?

Conciliar es siempre difícil, pero cuando al trabajo se le suma el cuidado de un hijo enfermo, la misión puede resultar casi imposible. ¿Qué permisos contempla la ley en estos casos?

por Terry Gragera

Una de las situaciones más estresantes para una madre trabajadora es tener a sus hijos enfermos. No siempre hay una cuidadora o unos abuelos en los que delegar la atención al pequeño. Y no siempre las empresas acceden a ajustar horarios o jornadas de trabajo para resolver el problema. Por eso es necesario saber al menos con qué permisos laborales se puede contar.

Leer también: Enfermedades propias de la infancia

Qué pasa si te llaman del colegio porque tiene fiebre

Ahora más que nunca en época de coronavirus las llamadas desde el centro escolar son muy temidas por los progenitores que trabajan fuera de casa. Si el niño tiene fiebre, desde el colegio van a solicitar a los padres que lo recojan de inmediato. También sucedía así antes en muchos colegios que, o bien no tienen servicio médico, o estiman que ante una subida de la fiebre el menor debe irse a su casa. Pero ¿qué sucede cuando se da esta situación? ¿Está obligada la empresa a dejar que abandones tu puesto de trabajo para recoger a tu hijo? “Si te llaman del colegio diciendo que tu hijo se ha puesto malo, no se prevé un permiso en la ley por dicha causa, por lo que la empresa no está obligada a concederlo”, puntualiza Eduardo Armas, profesor de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social de la Universitat Abat Oliba CEU.

Lleva enfermo varios días sin ir al colegio

La legislación en materia laboral no contempla un permiso para el cuidado de los hijos afectados por enfermedades comunes como un resfriado o una gastroenteritis, aunque tengan que quedarse en casa. Solo se contempla el permiso retribuido de los padres “en caso de accidente, enfermedad grave, hospitalización o intervención quirúrgica sin hospitalización”, matiza el experto. Este permiso es de dos días, que se amplían a cuatro si hay que desplazarse a otra localidad para cuidar el menor. No obstante, hay convenios colectivos que mejoran este mínimo de dos días, por lo que conviene siempre consultarlos para saber a qué tenemos derecho y por cuántos días podemos ausentarnos del trabajo.

¿Te dan a ti la baja si tu hijo tiene coronavirus?

“En caso de que el niño dé positivo por COVID-19, la baja se extenderá también a los convivientes, por lo que el padre de un menor que dé positivo pasaría a situación de baja laboral por accidente laboral durante el tiempo que dure la cuarentena. En dicha situación se concede automáticamente la baja médica”, subraya el profesor de la Universidad Abat Oliba CEU. Pero ¿hay alguna fórmula intermedia que permita trabajar y cuidar del niño a la vez? “Si el trabajador puede y desea teletrabajar y así se acuerda con la empresa (no está obligado a teletrabajar en este caso, ya que tiene derecho a una baja legal), podría hacerlo siempre que se respete la cuarentena”, destaca.

¿Cuántos días puedes faltar al trabajo si tu hijo está en el hospital?

Cuando hay una hospitalización ambos padres tienen derecho a dos días de permiso retribuido (o a cuatro si es necesario un desplazamiento). Así lo indica el artículo 37.3 del Estatuto de los Trabajadores. En muchas ocasiones, estos días no son suficientes para cubrir todo el periodo de ingreso, cuando la estancia en el centro médico se alarga. La alternativa para continuar al lado del hijo es consumir vacaciones o pedir un permiso sin sueldo. Algunas empresas más concienciadas facilitan una adaptación de los horarios, pero no están obligadas a ello.

Qué sucede si el niño tiene una enfermedad muy grave

Hay casos en que el niño contrae una enfermedad muy grave o de larga duración como el cáncer, para las que los permisos generales son claramente insuficientes. Actualmente, uno de los padres trabajadores tiene la opción de pedir una prestación especial por la que puede reducir la jornada de trabajo entre un 50 y un 99%, pero cobrar íntegramente el sueldo. Es una gran ayuda en un momento difícil. Antes de su puesta en marcha, muchos progenitores se veían obligados a dejar de trabajar para atender a sus hijos, con lo que al problema médico se añadía el problema económico. Esta prestación está regulada en los artículos 190 y siguientes de la Ley General de la Seguridad Social. Se concede por un periodo inicial de un mes, “prorrogable por periodos de dos meses mientras subsista la necesidad de cuidados del menor”, aclara el profesor Armas. No todas las enfermedades graves están contempladas. Este es el documento donde se puede consultar las patologías cubiertas.

¿Cómo se tramita la prestación por enfermedad grave de un hijo?

Para solicitar la prestación por enfermedad grave de un hijo, tal como explica el profesor Eduardo Armas, “se requiere informe del Servicio de Salud que acredite dicha circunstancia”. Una vez con ese informe, es la Mutua de Trabajo la que se encarga de tramitar la prestación. “Esta prestación compensa la pérdida de ingresos derivada de la reducción de jornada de trabajo. Es equivalente a lo que se percibiría en caso de Incapacidad Temporal por accidente laboral, pero solo se paga por el porcentaje de jornada que se haya reducido para el cuidado del menor”. Si se solicita una reducción del 50%, se cobraría la mitad de sueldo por parte de la empresa, y la otra mitad por parte de la Mutua, y se trabajaría a media jornada. Si se pide una reducción del 99%, habría que trabajar un 1% de la jornada y se percibiría el 99% del sueldo que abonaría la Mutua de Trabajo.

Leer también: ¿Cuáles son los problemas de salud más comunes en los niños?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie