Mujer embarazada cocinando

Remedios para aliviar el estreñimiento durante el embarazo

Toma nota de estos trucos para aliviar uno de los inconvenientes más molestos durante la gestación (y también tras dar a luz)

por Gtresonline

Se trata de uno de los inconvenientes más comunes durante el periodo de gestación. Al mismo tiempo que los cambios hormonales comienzan a hacerse presentes en el cuerpo de las futuras mamás, el tránsito intestinal se ve sensiblemente modificado cuando comienza el embarazo. De hecho, el estreñimiento viene provocado por una de las principales alteraciones hormonales que experimenta el cuerpo de una mujer embarazada. Se trata del aumento de la progesterona. Esta es la hormona que más presencia tiene en este periodo y entre sus innumerables funciones se encuentra la de relajar las fibras musculares del intestino, provocando una reducción de actividad que desemboca en el estreñimiento.

Numerosas causas

Esto no es todo, el avance del embarazo y el crecimiento del bebé en el vientre de la madre provoca una presión en el recto por parte del útero. Esté avance da como resultado una importante compresión de los intestinos, dando lugar a un paso mucho más lento de los alimentos. Junto con los detonantes de tipo endógeno, existen otros motivos que pueden ayudar a un incremento del estreñimiento en las futuras mamás… Los suplementos de hierro pautados en numerosos embarazos, el aumento del sedentarismo por la falta de ejercicio físico,  la disminución de la ingesta de líquidos, así como de alimentos ricos en fibra, pueden derivar en un agravamiento de este mal del que tantas mujeres se quejan.

Aunque en la mayoría de los casos un estreñimiento no debe ser significativo de un problema más grave, en ocasiones es necesario prestar especialmente atención a estas dolencias. Si se tiene, además, dolor en la tripa y se expulsa sangre en las deposiciones, es conveniente acudir de forma inmediata al obstetra encargado de controlar la gestación.

VER GALERÍA

Remedios que ayudan

En los casos de estreñimiento normal y severo, sin otras dolencias añadidas, existen numerosos remedios y trucos para ayudar a que esta circunstancia tan incómoda se vea reducida, e incluso, en muchas ocasiones, desaparezca por completo. Para empezar, los hábitos que son efectivos cuando no existe un embarazo de por medio, también lo son en la dulce espera. Alimentarse con frutas, verduras y alimentos ricos en fibra, así como beber abundante agua, son algunas de las recomendaciones para comenzar a atajar un tránsito irregular. El ejercicio físico diario también ayuda a poner fin al estreñimiento. Los largos paseos y caminar con paso ligero ayudan a tonificar la musculatura del abdomen y favorecen la peritalsis abdominal (movimiento del abdomen que favorece el paso de las deposiciones).

Es muy importante comer menos cantidad en más tomas. Fraccionar las comidas es sinónimo de ayudar a nuestro intestino con su trabajo. Junto con esta medida, el hecho de masticar a conciencia los alimentos y tomarnos nuestro tiempo para deglutirlos favorece, de manera exponencial, la posterior asimilación del bolo alimenticio. Junto con estos consejos y para finalizar, tomar un vaso de agua tibia cada mañana es un pequeño gesto con el que se consiguen eficaces resultados.

VER GALERÍA

Qué se desaconseja

Al igual que existen remedios que se plantean como beneficiosos, también existen medidas que los médicos desaconsejan, sobre todo sin la supervisión de un experto. Los medicamentos laxantes, así como otro tipo de fármacos son desaconsejables a no ser que un facultativo lo prescriba. Tampoco se recomienda utilizar enemas, a no ser que se trate de un caso de estreñimiento agudo y siempre bajo una estricta supervisión médica.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie