Niño pintado

Canciones infantiles para conocer el mundo animal

Estas composiciones, con letras sencillas y estribillos pegadizos, se convierten en un recurso estupendo para el aprendizaje de los más pequeños

por Gtresonline

Las canciones nos acompañan a lo largo de toda nuestra vida y son una herramienta fundamental en la enseñanza de los más pequeños. Además de aprender jugando, cantar ayuda a los niños a desarrollar su inteligencia y creatividad a través de su imaginación, a aumentar su capacidad de concentración y memoria, así como enriquecer su vocabulario. Al tratarse de canciones rítmicas y melodiosas, con letras sencillas y estribillos pegadizos, las composiciones infantiles se convierten en uno de los mejores aliados de los niños para ayudarles a estimular su expresión corporal, memorizar y a entender nuevos conceptos, llegando a fomentar su comprensión de materias muy diferentes, como el mundo animal.

¿Quién no recuerda las canciones de su infancia? Con estas sencillas y divertidas letras, los pequeños podrán conocer los secretos que esconde el reino animal entonando en familia algunas de las composiciones más populares.

VER GALERÍA

Leer: Clásicos infantiles, canciones de siempre para los niños de hoy

Cucú cantaba la rana

Esta letra, que suele ir acompañada por una divertida coreografía, fue escrita en 1657 por el dramaturgo sevillano Luís de Belmonte Bermúdez. Se trataba de una canción algo distinta a la actual y que llevaba el nombre de Una rana hace ciento. Sin embargo, se han ido creando versiones de la misma que han provocado que el 'cucú' perdure en el tiempo.

Estaba el señor Don Gato

Una canción tradicional que ha pasado de generación en generación y que, además de divertir mucho a los niños, les enseña algunas de las características más destacadas de los felinos, a través de la narración de las experiencias del señor Don Gato.

La vaca Lola

Una composición infantil clásica y muy popular, que suele ser una de las preferidas de los niños por la sencillez de sus estrofas y la rítmica de su melodía. Además, esta sintonía permite a los 'peques' conocer a uno de los animales más populares de la granja y el característico sonido que emite.

Caracol, col, col

Otra de las canciones sencillas que nos descubre los secretos del mundo animal es el popular Caracol, col, col. Una canción que habla de este pequeño molusco y sus particulares cuernos.

En la granja de Pepito

Una de las composiciones más completas para que los pequeños aprendan los sonidos que emiten los animales es En la granja de Pepito. Una canción tan divertida como pegadiza, que los niños retendrán rápidamente en su memoria.

La vaca lechera

Esta popular canción, que se remonta a mediados del siglo XX, es obra del compositor español Fernando García Morcillo. Según algunas fuentes, se inspiró para su letra en un viaje que hizo en tren de Madrid a Galicia, donde pudo ver pastando tras la ventanilla a numerosas vacas. Una escena que inspiró al artista hasta el punto de componerle una bonita canción a una vaca muy particular.

La gallina Turuleca

Los Payasos de la tele, Gaby, Miliki y Fofó, consiguieron llegar al corazón de los niños a través de su sentido del humor y, por supuesto, sus canciones. Uno de los temas inolvidables, que continúan trasmitiéndose generación tras generación, es el famoso La gallina Turuleca, que pone huevos sin parar. Otro de los temas pegadizos que nos regalaron Los payasos de la tele es Susanita. Esa chica que tenía un ratón chiquitín tan soñador como los pequeños de la casa.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie