Monti G. Benavides: la diseñadora que eligió una vida en pausa

Sus diseños están en el zapatero de la reina Letizia, pero para la fundadora de Mint&Rose el éxito no está reñido con una vida tranquila. Así, eligió volver a su ciudad natal, Valladolid, donde compagina su papel de madre con el reto de llevar su firma de moda a un estadio de diseño duradero y sostenible

Monti G. Benavides HOLA FASHION
Sara Trueba

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Se dedicaba a la banca privada antes de dejarlo todo por un proyecto profesional que nada tiene que ver con el mundo financiero, su propia firma de calzado. Han pasado diez años desde que Monti G. Benavides pusiera los cimientos de Mint&Rose, que ahora ya es una marca ready to wear. Simplicidad, materia prima y trabajo local fundamentan la esencia de esta enseña poco pendiente de las tendencias y que ha atraído a personalidades como la reina Letizia, quien ha llevado sus zapatos en más de una ocasión. Ha vivido en Nueva York, pero ahora disfruta de su Valladolid natal y de esta casa, un piso en un edificio emblemático de la ciudad (la Casa Mantilla) y donde, por primera vez, ha experimentado aquello de tener muebles de herencia familiar, un lujo que también le ayuda a cumplir con su deseo de intentar vivir de una manera mucho más pausada.

Monti G. Benavides HOLA FASHION©Inma Mariscal
Monti G. Benavides HOLA FASHION©Inma Mariscal
Monti, alma máter de la firma Mint&Rose, posa en el salón de su casa vallisoletana. En esta estancia destaca el aparador de diseño curvo y madera de mango, de Kave Home. La lámpara es de Monkey Home y el cuadro fue un regalo comprado en Buenos Aires: “Paseando por el mercado de San Telmo, un familiar mío lo vio en un anticuario y se enamoró de él. Es de un artista uruguayo de los años 40”.

-Dices que tu leitmotiv es disfrutar de la vida con tranquilidad. ¿Qué te da esta casa para lograrlo? 

-Esta casa me da paz. Sus techos altos y sus estancias amplias me hacen sentir cómoda. La luz, el suelo por el que camino descalza y la voz de mi hijo según entro a casa me dicen “este es tu hogar”.

“He tenido casa en Los Ángeles y Nueva York, pero la luz, el suelo y la voz de mi hijo cuando entro en casa me dicen: ‘este es tu hogar’”

-Volver a Valladolid ha sido un gran cambio... 

-Me gusta mucho la vida de las grandes ciudades. Antes de mudarme a España viví en Los Ángeles y Nueva York, donde tuve a mi hijo, Gabriel. Sin embargo, Valladolid es la ciudad donde nací y donde puedo compatibilizar mi vida como madre y mi vida al frente de Mint&Rose, aquí todo fluye con más tranquilidad.

Monti G. Benavides HOLA FASHION©Inma Mariscal
Monti asegura que, desde que es madre, se ha vuelto mucho más práctica, aunque sigue teniendo pasión por la estética y la calidad en lo que consume, algo que se ve reflejado también en cada detalle de su casa, como en este acogedor rincón frente a un mirador.

-¿Por qué elegisteis un edificio tan emblemático como Casa Mantilla?

-Mis bisabuelos fueron los propietarios de una parte importante del edificio y aquí nació y creció mi madre. Cuando volví estaban rehabilitando varios pisos y no se me ocurrió mejor idea que vivir en un edificio con tanta historia (también familiar).

“Mis bisabuelos fueron los propietarios de una parte importante de la casa Mantilla y aquí nació mi madre. Cuando volví, no se me ocurrió mejor idea que vivir en un edificio con tanta historia”

-¿De dónde has ido sacando la inspiración para decorarla?

-He contado con el asesoramiento de la interiorista Cristina García Conde. Pusimos ideas en común y fuimos buscando piezas nuevas y vintage. He vivido en Estados Unidos y nunca había tenido muebles heredados, pero esta casa es diferente, está llena de recuerdos y piezas familiares con vida anterior.

Monti G. Benavides HOLA FASHION©Inma Mariscal
Monti G. Benavides HOLA FASHION©Inma Mariscal
Arriba, luminosa zona de estar en la que destaca la mesa Tulip de Eero Saarinen, diseñada en Estados Unidos en los años 50. “Me gusta la frescura y el estilo que aporta al espacio”. El espejo de la pared transmite sensación de amplitud, al igual que la luz natural que entra por el gran ventanal.

-Zapatero a tus zapatos. ¿Cuántos tienes?

-¡Me encantan los zapatos! Y ahora he conseguido el armario-zapatero de mis sueños. Tengo muchas piezas de Mint&Rose (todas las temporadas me hago con varios pares), pero también consumo otras marcas. Mi único requisito es que tengan buena calidad y diseño.

“Desde que soy madre, aunque sigo teniendo pasión por la estética y apuesto por la calidad, me he vuelto mucho más práctica”
Monti G. Benavides HOLA FASHION©Inma Mariscal
Monti G. Benavides HOLA FASHION©Inma Mariscal
Amante del expresionismo abstracto, Monti enseguida se sintió atraída por la obra de José Guerrero (junto a estas líneas). A la derecha de esta imagen, detalle de la mesa de centro que preside su salón. En ella suelen descansar libros de arte, decoración o negocios. Arriba, parte del pasillo que da acceso a la cocina, dejando paso a la luz natural, gracias a la pared acristalada.

-El año que viene se cumplen diez años de tu firma. ¿Qué balance haces?

-Hemos ido creciendo de una manera orgánica, poco a poco, afianzando cada paso, lo que permitirá que Mint&Rose viva una segunda etapa llena de fortalezas. Las piezas atemporales son parte de nuestro proyecto de sostenibilidad, basado también en el origen de los materiales y los fabricantes con los que trabajamos. Fomentar un consumo mucho más contenido y de mayor calidad es la máxima de la compañía.

Monti G. Benavides HOLA FASHION©Inma Mariscal
En la pared de la cocina, en el office, descansa su obra favorita, una composición de láminas realizadas por su abuela Lolita en su última época de lucha contra el alzhéimer. “Era una mujer inteligente, independiente y muy alegre. Cuando ya no podía reconocernos, le reconfortaba pintar durante horas, con buen criterio artístico, pero sin control”, comenta Monti a modo de homenaje. Las sillas de la cocina son vintage y la mesa es un diseño propio de la casa formada por una estructura de madera de roble unida a la encimera principal.