Agatha Ruiz de la Prada

Cáncer, 22 julio 1960, Madrid

Vicente Cassanya

Hija de Juan Manuel Ruiz de la Prada y Sanchiz, arquitecto y aristócrata castellano, y de la aristócrata de origen catalán María Isabel de Sentmenat y Urruela. De joven estudió en la Escuela de Artes y Técnicas de la Moda de Barcelona. A los veinte años obtuvo un puesto como ayudante en el estudio del modisto Pepe Rubio y, tan solo un año después, llevó a cabo su primer desfile en un centro de diseño de Madrid, participando también en un desfile colectivo promocionado por el Museo de Arte Contemporáneo. Un año más tarde abrió su primer negocio, donde mostraría su estilo característico, animado y vital con la muestra Trajes Pintados. De hecho, ella misma confirmó su inclinación hacia la ropa feliz, con colores vivos y puros, formas geométricas y símbolos de todo tipo, entre los que predominan nubes, corazones y flores. Gracias a ello, la madrileña se ha hecho con un hueco en el mundo de la moda. Su propia vitalidad la ha hecho dedicar sus energías a un amplio abanico de disciplinas, temas y campos, habiendo diseñado zapatos, relojes, revestimientos cerámicos y ropa para el hogar, además de papelería y muebles decorados, pasando por el vestuario teatral y la ropa para muñecas.

Ágatha mantiene una relación sentimental con el periodista y ex director de El Mundo Pedro J. Ramírez , con el que ha tenido dos hijos: Tristán Jerónimo y Olivia Cósima.

Con la llegada de los años ochenta y de la “Movida Madrileña”, Ruiz de la Prada aprovechó el impulso del movimiento para llevar su propia carrera a lo más alto. Gracias a su participación activa con las causas de la Movida y su apoyo intelectual de las ideas que defendía, se labró un nombre y alcanzó cierto reconocimiento. Tanto, que a partir de aquel momento se convirtió en una figura eminente del panorama cultural y artístico español.

La madrileña cuenta con tiendas en Madrid, Barcelona, París, Milán, Nueva York y Oporto, pero también en otros establecimientos multimarca, repartidos entre más de 140 países. Además, es XII marquesa de Castelldosríus, Grande de España y XIX baronesa de Santa Pau.

Carta Astral


Su Sol está a finales de Cáncer, casi en Leo, y entre estos dos signos está lo más destacado de su carta astral, es decir, entre la sensibilidad del primero y la creatividad y capacidad juguetona del segundo. Además, en Cáncer tiene la Luna y Mercurio, algo que tiene mucho que ver con su peculiar estilo, dado que el planeta de la comunicación y de las ideas está en sentido retrógrado. La oposición de Saturno a esta conjunción la señala como trabajadora y ambiciosa. Pero que se dedique a algo artístico y creativo como la moda ya venía impreso desde el momento de nacer, como delata la conjunción del Sol con Venus, el planeta de la belleza. Los aspectos de Neptuno le dan una apertura mental y contribuyen a su fantasía creadora.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie