Tiene 500 habitaciones y se le llama ‘el Versalles de Baviera’

Entramos en la casa de la princesa Gloria von Thurn und Taxis, el palacio privado más grande de Europa

Fue conocida en los ochenta como la ‘princesa punk’ por sus originales peinados y su extravagante forma de vestir: ‘Me encanta que me llamen de esa forma porque siempre que lo hacen recuerdo con nostalgia mis años de juventud’

Palacio de Gloria von Thurn und Taxis ARCHIVO

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Las credenciales de la asombrosa casa de la princesa Gloria Von Thurn und Taxis de Ratisbona, en el centro de Baviera, son para no creérselas : 500 habitaciones, el palacio privado más grande de Europa, una asombrosa biblioteca – de las pocas de estilo barroco que quedan en el mundo – con doce mil volúmenes, muchos de ellos incunables, en sus estantes originales; setenta y cinco mil botellas de vino… una bodega que su propietaria tuvo que subastar, junto con una cajita de rapé de Federico el Grande; las esmeraldas de 27 quilates de la Gran Duquesa rusa Vladimir y la impresionante tiara de Eugenia de Montijo con la que Gloria se casó.

Palacio de Gloria von Thurn und Taxis ARCHIVO©Andrea Savini
La biblioteca es una de las pocas de estilo barroco que quedan en el mundo.

Todo ello para salvar el palacio del fisco alemán debido a los altísimos impuestos que estaba cobrando por derechos hereditarios. Además, debía hacerse cargo de las deudas de más de seiscientos millones de euros que le había legado su marido, el príncipe Johannes von Thurn Und Taxis, heredero de los servicios postales imperiales desde la época del Imperio Románico Germánico. Pero lo que Gloria seguramente jamás imaginaría es que cuando el príncipe la invitó a salir por primera vez, quien la estaba cortejando era el mayor terrateniente de Alemania, propietario de entidades financieras, fábricas metalúrgicas y varias cervecerías.

Palacio de Gloria von Thurn und Taxis ARCHIVO©Andrea Savini
El dormitorio principal fue realizado por orden de la princesa Margarita (1870-1955), abuela del príncipe Johannes y sobrina de la Emperatriz Sissi.

En 1990, diez años después de casarse, moriría por complicaciones cardíacas en un sanatorio de Múnich. “Tuve una vida privilegiada llena de experiencias extraordinarias” nos reconocía la princesa, a quién la iglesia, con la que mantiene altísimos contactos, la ayudó a sobrellevar la soledad al haberse quedado viuda con treinta años. En el palacio no podía faltar una capilla privada donde Gloria oye misa en solitario mientras recita toda la Eucaristía en latín. Aquí fueron bautizadas las princesas Maria Theresia y Elisabeth por el obispo de Ratisbona, está decorada en estilo renacentista veneciano y se terminó de construir en 1893 en la que fuera la habitación de la princesa Helene, madre del príncipe Alberto. Sobre el altar sobresale una imagen devocional de Cristo realizada por Ernst Deger, uno de los más reconocidos artistas alemanes en arte religioso. Los vitrales muestran los escudos de varias Familias Reales con las que los Thurn und Taxis se han emparenta-do, como Wittelsbach, Hohenzollern y Braganza. Por las venas de la princesa también corre sangre de la realeza austríaca, portuguesa, española y francesa, además de la nobleza alemana, risa y de Liechtenstein.

Palacio de Gloria von Thurn und Taxis ARCHIVO©Andrea Savini

El dormitorio principal fue realizado por orden de la princesa Margarita (1870-1955), abuela del príncipe Johannes y sobrina de la Emperatriz Sissi. Se inspiró en el que perteneció a la Reina María Antonieta, quien, a su vez, era su tía bisabuela. La princesa divide sus días entre Ratisbona, París, Roma, Nueva York y una casa en las paradisíacas costas de Watamu (Kenia).

Gloria von Thurn und Taxis casa. ARCHIVO HOLA. USO PLUS©Archivo ¡HOLA!
Gloria von Thurn und Taxis casa. ARCHIVO HOLA. USO PLUS©Archivo ¡HOLA!
Gloria von Thurn und Taxis casa. ARCHIVO HOLA. USO PLUS©Archivo ¡HOLA!
Gloria von Thurn und Taxis casa. ARCHIVO HOLA. USO PLUS©Archivo ¡HOLA!
Gloria von Thurn und Taxis casa. ARCHIVO HOLA. USO PLUS©Archivo ¡HOLA!
Gloria von Thurn und Taxis casa. ARCHIVO HOLA. USO PLUS©Archivo ¡HOLA!
Gloria von Thurn und Taxis casa. ARCHIVO HOLA. USO PLUS©Archivo ¡HOLA!
Gloria von Thurn und Taxis casa. ARCHIVO HOLA. USO PLUS©Archivo ¡HOLA!
Gloria von Thurn und Taxis casa. ARCHIVO HOLA. USO PLUS©Archivo ¡HOLA!
Gloria von Thurn und Taxis casa. ARCHIVO HOLA. USO PLUS©Archivo ¡HOLA!
Gloria von Thurn und Taxis casa. ARCHIVO HOLA. USO PLUS©Archivo ¡HOLA!
Gloria von Thurn und Taxis casa. ARCHIVO HOLA. USO PLUS©Archivo ¡HOLA!
Gloria von Thurn und Taxis casa. ARCHIVO HOLA. USO PLUS©Archivo ¡HOLA!

El palacio de St. Emmeram también alberga una colección de arte contemporáneo que quita la respiración: “No me considero una coleccionista, sino una amante del arte – nos contaba - disfruto mucho comprando una pieza con la que pueda experimentar sentimientos fuertes, como el amor y la pasión. Creo que mi afición por las piezas contemporáneas nació a raíz de mi amistad con Andy Warhol y Keith Haring. Fueron ellos los que me hicieron mundo maravilloso.”


Más sobre