Cocina Ext.

La obesidad será pronto la primera causa de muerte en EEUU

Esta enfermedad, provocada por la mala alimentación y el sedentarismo, causa hoy en día casi tantos fallecimientos como el tabaco en el país americano

La obesidad se ha convertido en una 'plaga letal' en EEUU.

El exceso de peso amenaza la salud de la población, especialmente de la infantil.

El problema de la obesidad afecta en el mundo a 750 millones de personas.


Hace pocas semanas el Gobierno británico anunciaba la implantación de un nuevo impuesto para los alimentos más grasos o excesivamente dulces consumidos mayoritariamente por la población británica, cuyos índices de obesidad resultan realmente preocupantes según las autoridades sanitarias del país. La pasada semana, algunos de los mejores chefs de España se daban cita en Alimentaria 2004 para deliberar sobre el presente y futuro de la denominada comida rápida y los perjuicios que para la salud este tipo de alimentación reporta. Una feria, por cierto, en la que también se presentaba un nuevo concepto de gastronomía rápida al que algunos bautizan como lonelyfood, dirigido a aquellas personas que no disponen de mucho tiempo para comer, pero que tampoco desean ingerir cientos de calorías a cada bocado.

Sin duda, el debate está en la calle. Y la última muestra de ello nos llega, esta vez, de la mano de un estudio realizado por el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta, cuyos alarmantes resultados ponen de manifiesto el elevadísimo porcentaje de fallecimientos que por motivos de sobrepeso, obesidad y falta de ejercicio tienen lugar en EEUU. Sólo en el año 2000, 400.000 personas perdieron la vida debido este tipo causas, frente a las 435.000 que murieron por tabaquismo. Pero lo peor, según los expertos, es que esta tendencia va a ir cada vez a más, de tal manera que la obesidad será pronto la primera causa de muerte del país.

No es para menos: las cifras nos indican que dos tercios de los adultos estadounidenses y nueve millones de niños padece problemas de sobrepeso, lo que supone un coste para la economía de esta superpotencia de 117.000 millones de dólares. Circunstancia que está provocando incluso que las compañías de transporte, locales recreativos, y hasta empresas funerarias hayan empezado a modificar las dimensiones de asientos, retretes, y ataúdes para poder acomodar a sus usuarios, cada vez más gruesos.

Un patrón alimenticio que, desgraciadamente, tiende a reproducirse en la Unión Europea. En España el 13% de la población padece obesidad y cerca del 50% tiene un peso mayor del aconsejable. Tal vez sea hora de que tanto la Administración como las compañías de alimentación y los expertos nutricionistas tomen mayores cartas en el asunto.