Falcao, todo un padrazo en las playas de Miami

El futbolista está disfrutando de unos días de relax en compañía de su mujer, Lorelei Tarón, y su hija Dominique, que ya casi tiene un añito

por hola.com

VER GALERÍA

No pudo recuperarse a tiempo de su lesión para estar con la Selección colombiana en el Mundial de Brasil, sin embargo, Radamel Falcao está apoyando a los suyos desde la distancia y partido tras partido está enviando mensajes a través de las redes sociales tanto a sus compañeros de equipo como a toda la afición. Eso sí, al no haber tenido que acompañarles y estar concentrado para el mundial, el futbolista ha podido aprovechar para tomarse un merecido descanso en compañía de su familia. ¿El destino elegido? Las increíbles playas de Miami, donde estos días le hemos podido ver junto a su mujer, Lorelei Tarón, y su hija.

VER GALERÍA

Falcao demostró ser todo un padrazo con su pequeña Dominique, que el próximo 13 de agosto cumplirá su primer añito. El jugador no se separó de su niña ni un sólo instante y estuvo muy pendiente de ella mientras jugaban en el mar o descansaban en las hamacas de la playa. Lorelei, que además de ser su compañera de vida se ha convertido en su apoyo más incondicional, presumió de tipazo con un bikini de estampado animal print y otro marrón chocolate. En más de una ocasión, el jugador ha gritado a los cuatro vientos su amor por su mujer, la última vez hace sólo unos días con motivo de su cumpleños: "Feliz cumpleaños a mi amor @LoreleiTaron eres una gran bendición para nosotros. Te admiro y he aprendido mucho de ti", escribió el pasado 17 de junio en su perfil personal de las redes sociales.

VER GALERÍA

En los diferentes días que les hemos visto en la playa, la pequeña Dominique se ha convertido, sin duda, en la gran protagonista. Siempre en brazos de su mamá o su papá, la primera hija de Radamel y Lorelei está para comérsela con los divertidos y coloridos bañadores, gorritos y diademas que le ponen para que esté bien protegida del sol.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie