Francisco Rivera 'indignado' tras conocer la sentencia que otorga a Eugenia Martínez de Irujo la custodia definitiva de su hija

El extorero no podrá presentar ningún recurso ante esta firme decisión judicial

por hola.com

Si el año 2013 fue un año de juicios, tribunales y juzgados para Francisco Rivera Ordóñez y su exesposa Eugenia Martínez de Irujo, quienes pelearon por conseguir la custodia de la su hija Cayetana, el 2014 no será así. La Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado la sentencia del juzgado de primera instancia que le entregaba a su madre la guardia y custodia de la niña, de 14 años, la única hija del matrimonio entre Francisco Rivera y Eugenia Martínez de Irujo.

 



La resolución ante la que no cabe recurso y que pone punto y final a esta disputa se produce justo un año después de que el torero decidiera luchar por la custodia de su hija, quien al parecer pidió a su padre vivir junto a él en Sevilla. Sin embargo, los problemas comenzaron en julio de 2012 cuando el torero solicitó un cambio en la custodia, dando al traste con la buena relación que existía entre Francisco y su exmujer y la madre de ésta, la Duquesa de Alba, quien hasta ese momento profesaba un cariño muy especial a su exyerno.

 



Tras esa firme sentencia, Cayetana Rivera cuya presencia fue solicitada por el juez para comparecer en el juicio continuaría viviendo en Madrid con su madre, mientras que Francisco la verá, como ha estado haciendo hasta ahora, de acuerdo con el régimen de visitas acordado por el juez.



 

La decisión de la Audiencia Provincial de Madrid, que da la razón al juzgado de primera instancia número 75 y ante la que no cabe recurso alguno ha caído sobre el extorero como un auténtico jarro de agua fría. “Estoy indignado pero hay que acatar las decisiones del juez” afirmaba Francisco Rivera, justo el día en el que celebraba el 30 cumpleaños de su esposa, Lourdes Montes. “No me queda otra que esperar a que Cayetana tenga la mayoría de edad” añadía el extorero.

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie