¿Por qué la lengua de los gatos raspa tanto?

¿Por qué la lengua de los gatos raspa tanto?

Esa aspereza tan particular tiene motivos fisiológicos que mantienen sana y activa a tu mascota

por Laura Bech

Cuando un gato pasa la lengua por tu mano o tu cara está demostrándote su afecto. En este sentido, son más selectivos que los perros, no lo hacen con facilidad y eligen a quién ofrecerle su lengua. Sin embargo, habrás notado en seguida, que el tacto no es agradable y que produce una especie de raspado con la piel humana. Esa primera sensación que, muchas veces, nos hace retirar la mano instintivamente se debe a la composición de este órgano que presenta picos. 

¿Tiene pelos la lengua de los gatos?

La lengua de los gatos es áspera al tacto y, a simple vista, pareciera que está recubierta de pelos. En realidad no se trata de pelaje, sino de la forma que tienen sus papilas gustativas. Si pudiéramos ver con precisión las papilas gustativas de los felinos comprenderíamos rápidamente por qué raspa cuando se toca. Tienen una forma similar a la de los dientes de los tiburones, como si fueran ganchos. En los gatos tienen una importancia fundamental, porque esta forma les permite beber, comer y limpiarse.

Las papilas gustativas de los gatos recubren la lengua aunque están concentradas en el centro de la misma. La estructura de estas está conformada por gran cantidad  de queratina, lo que les aporta esa dureza al tacto. Es una textura que parece rugosa y que al gato le sirve para beber, porque ‘atrapan’ el líquido que luego el animal llevara a su boca. 

La rigidez de estas papilas también ayuda a los felinos a comer retirando la carne del hueso cuando se alimentan de la presa que acaban de cazar. A los gatos domésticos les ayuda, por ejemplo, a quitar las espinas del pescado. 

Leer más: Descubre si tu gato siente dolor observando sus bigotes, la mirada y otras expresiones faciales

La lengua áspera de los gatos y su función de limpieza

Esa forma de gancho que tienen las papilas de los felinos interviene de una manera específica en la limpieza. Al pasar la lengua por el pelaje, les permite acicalarse y retirar los pelos muertos que no han caído de su cuerpo. Este hábito es aconsejable vigilarlo en época de muda porque podría favorecer que tu mascota tragara más cantidad de pelo de la que podría asimilar. 

VER GALERÍA

No creas que solo limpian su pelaje por una cuestión de higiene, cuando lo hacen de manera casi obsesiva están respondiendo a su instinto depredador. Al pasar la lengua por su cuerpo arrastran y eliminan olores y aceites naturales que podrían delatarlos en el momento de cazar. La dureza de sus papilas interviene en esta función como una especie de red que sujeta a la presa y la mantiene inmovilizada.

Leer más: Estas son las razones por las que tu gato puede querer comunicarse contigo

La lengua de los gatos puede indicar síntomas de enfermedades

Pero su lengua también nos da más información. Si notas que tu mascota está sedentaria, desanimada o que ha perdido peso puede deberse a alguna de las enfermedades relacionadas con su lengua. Tumores o ulceraciones en esta parte de su cuerpo alteran su comportamiento de manera notable. Llévalo de inmediato al veterinario para que lo explore y determine si su cambio de comportamiento tiene relación con alguna de estas posibilidades.

Si tu gato ha peleado con otro gato, es probable que aparezca en casa con una pequeña herida en la lengua. Ocurre con frecuencia con los gatos que no están acostumbrados a socializar con otros animales y es producto de la mordedura de otro gato. 

La lengua inflamada en un gato puede deberse a una alergia alimentaria. Ocurre cuando cambiamos la marca de pienso o la composición o si el animal ingiere algo que le produce una reacción. Debería desaparecer en poco tiempo si detectamos a qué se debe, aunque si no se produce, esto podría tratarse de una inflamación crónica de la lengua algo que requiere de tratamiento. 

Leer más: En España se prefiere tener un perro mejor que un gato como mascota

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie