Gato arañazos

Con estos trucos tu gato dejará de arañar tus muebles

Con unos sencillos trucos podemos evitar que nuestras mascotas rasguen los muebles sin reprimir un comportamiento instintivo en ellos

por Gtresonline

Las uñas son uno de los principales signos de identidad de los gatos. Sin embargo, su rastro por los muebles y otros objetos de decoración de la casa puede ocasionarnos más de un quebradero de cabeza. Los arañazos de nuestra mascota en sillones, sofás, cortinas o marcos de las puertas, además de resultar molestos y antiestéticos, pueden ser síntoma de varios problemas, entre ellos el estrés. Arañar es un comportamiento natural e instintivo de los felinos, pero puede convertirse en algo muy molesto y que dificulte la convivencia con ellos si se convierte en una conducta habitual que no podamos controlar. No obstante, existen ciertos trucos que podemos llevar a cabo para 'redirigirlos' a otros lugares para que no estropeen el mobiliario de nuestro hogar.

Lee: Motivos por los que deberías tener un gato en casa

Marcar su territorio con feromonas artificiales

Los gatos son territoriales por naturaleza. Les gusta sentir que controlan su territorio para expresar lo que 'es suyo' a otros animales de la misma especie y arañar en zonas muy visibles es una de sus maneras favoritas de hacerlo. Con este gesto, a través de las almohadillas de sus patas, liberan una serie de sustancias químicas, llamadas feromonas, con las que marcan su lugar, de manera que solo lo pueden percibir otros gatos, pero no los humanos.

De esta manera, podemos 'engañarles' creando estos particulares 'mensajes territoriales' con feromonas artificiales disponibles en tiendas especializadas y así alejarles de zonas conflictivas (como el sofá) a otras que también puedan resultar de su agrado. En el mercado se pueden encontrar una amplia gama de productos, siendo los sprays y difusores las versiones más populares. Basta con pulverizar el área deseada a diario para que nuestra mascota se dirija hacia ella.

VER GALERÍA

Emplear un rascador

Ofrecerles un rascador es una alternativa muy eficaz para que dejen de desahogarse en otras zonas de la casa. Son postes verticales de madera recubiertos con cuerdas y otros materiales rugosos muy del gusto de los felinos, por lo que suelen resultar objetos muy atractivos, a priori, para ellos. Es muy recomendable que sean robustos tengan cierta altura (en torno a un metro) para que puedan trepar y estirarse a gusto sobre ellos. Asimismo, algunos disponen de plataformas a varios niveles para que puedan subirse, por lo que también constituyen un divertido juguete en el que pasar horas.

Lo más práctico es colocarlos cerca de su zona de descanso -para que pueda usarlo para desperezarse-, así como en su área de juegos o cerca de los muebles que solía arañar e ir alejándolos poco a poco. También resulta de mucha utilidad impregnarlos con frecuencia con feromonas para incitarles a usarlos y ayudar a 'redirigir' sus arañazos. Es muy importante que tengamos uno por animal si convivimos por varios gatos

Lee: Cuatro remedios caseros para eliminar el olor a orina de gato

Limpiar las zonas marcadas anteriormente

Pero antes de proceder a emplear estas técnicas, es conveniente limpiar todas las marcas de arañazos anteriores para eliminar su rastro y evitar que nuestro gato vuelva a sentirse atraído hacia ellas. Puedes hacerlo de manera eficaz empleando agua caliente y jabón. Aunque no consigamos eliminar las rasgaduras, por lo menos estas ya no tendrán su olor.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie