¿Sabes qué hay detrás de la candidiasis?

Se trata de una de las infecciones más habituales en la mujer

por hola.com

Es una de las infecciones más recurrentes en la mujer. Tanto, que tres de cada cuatro mujeres sufren vulvovaginitis, infección de la vulva y la vagina frecuente en mujeres fértiles, al menos una vez en la vida, según datos presentados en el XIV Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer, que se celebra estos días en Madrid. Y en gran parte de estas infecciones –que se repiten entre dos y cuatro veces al año en más de la mitad de los casos- está implicado un hongo del que tal vez has oído hablar, llamado Cándida. Ante un problema de salud tan común, es importante tener información y tener en cuenta una serie de medidas de prevención: así, los expertos recomiendan cuidar la higiene íntima, llevar ropa adecuada, seguir una dieta sana y el uso de probióticos vaginales.

Cuándo es más frecuente
Este problema es muy habitual en mujeres en edad fértil y es poco frecuente en mujeres posmenopaúsicas debido “al descenso de estrógenos y al aumento de la atrofia vaginal durante esta etapa”, indica la doctora Pardo. Se caracteriza por “escozor o picor vulvar, dolor, flujo vaginal, dolor o molestias durante el acto sexual o al orinar”, expone. Además, esta enfermedad afecta de manera directa a la calidad de vida de las pacientes.

El hongo Cándida forma parte de la flora normal del cuerpo humano. Los cambios producidos en la flora vaginal normal pueden dar lugar a un sobrecrecimiento de dicho hongo y al desarrollo de una vulvovaginitis. Las causas de ese aumento pueden ser “la toma de antibióticos, los niveles hormonales elevados durante el embarazo o los estados de inmunodepresión”, afirma.

Cómo se trata
El tratamiento “debe ser de fácil administración y tener buena aceptación por parte de la paciente para facilitar el cumplimiento, ser de acción fungicida y sintomática inmediata, con mínimos efectos secundarios, económico y que permita prevenir nuevas infecciones”, asegura la doctora Pardo.

En caso ser una vulvovaginitis no complicada “el tratamiento comprende la administración de antimicóticos o antifúngicos tanto intravaginales como orales, o también en cremas”, añade la doctora. En el caso de ser recurrentes y complicadas el tratamiento con antimicóticos será más largo. Además, recomienda una serie de medidas higiénicas entre las que se encuentran “evitar irritantes locales, como jabones o geles de ducha, evitar llevar ropa sintética y ajustada, mejor de algodón, o reducir la ingesta de hidratos de carbono ya que estos favorecen el hábitat de la Cándida”.

Acudir al especialista
Lo más importante, según los ginecólogos, es que “ante cualquier síntoma o indicio las mujeres acudan al especialista. Sobre todo si se cumplen algunas de estas condiciones: es la primera vez que se sufre o los síntomas son diferentes a episodios previos, si la paciente es menor de 16 o mayor de 60 años, si ha tenido hemorragia menstrual anormal o flujo sanguinolento, dolor en el bajo vientre o los síntomas no mejoran tras siete días de tratamiento”, aconseja el doctor Santiago Palacios.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie