Lesiones vasculares, ¿se pueden prevenir?

Te recomendamos 10 sencillos hábitos que nos ayudan a evitar que el problema se acentúe

por hola.com

En los meses de frío, las lesiones vasculares suelen experimentar una mejoría, debido a que las venas se encuentran menos dilatadas y, de hecho, es la mejor época del año para tratarlas. Además, podemos aprovechar para adoptar hábitos que nos ayuden a evitar que el problema se acentúe. Las lesiones vasculares más comunes son manchas de nacimiento, varices, arañas vasculares o capilares y puntos rubí. “Afectan tanto a los hombres, alrededor del 40%, como a las mujeres, el 60%, pero es cierto que las mujeres se preocupan más por eliminar este tipo de lesiones vasculares ya sea por causa estética o por sintomatología clínica”, afirma la Dra. Natalia Ribé, especialista en Medicina Cosmética y del Envejecimiento de la piel por la Universitat Autònoma de Barcelona.

¿Por qué aparecen?
Las causas de estas anomalías dependen de muchos factores según su tipología, si son congénitas o no. “Es cierto que hay un componente hereditario asociado a las lesiones vasculares, también con la edad aumenta la fragilidad capilar, así como en la etapa del embarazo y por la falta de ejercicio, sobrepeso o vida sedentaria”, añade la Dra. Ribé. Las zonas más comunes donde se localizan son: en la cara, alrededor de la nariz y los pómulos, y en el cuerpo se pueden repartir por el tronco, ya sea abdomen, espalda y extremidades inferiores concretamente las piernas y tobillos.

Para evitar en la medida de lo posible la aparición de este tipo de lesiones como son las arañas vasculares o varices, la doctora Ribé  hace una serie de recomendaciones:

  • Evitar una vida sedentaria.
  • Intentar no estar muchas horas de pie o muchas horas sentados con poco movimiento.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Usar calzado apropiado.
  • Tener medidas posturales como poner en alto los pies al sentarse en un sofá o elevar la parte final de la cama.
  • Suelen ser útiles los baños fríos en pies y piernas.
  • Evitar la exposición prolongada al sol o tomarlo de forma controlada, es decir, utilizando factor de protección solar muy alto (30 o preferiblemente 50+), aplicándolo continuadamente de forma correcta (30 minutos antes de la exposición solar).
  • Evitar saunas o calor intenso localizado.
  • Tomar complejos orales, venotónicos que nos van a ayudar a mejorar la circulación así como sustancias naturales drenantes que nos van a aliviar la sintomatología de piernas cansadas y/o hinchadas.
  • Aplicar geles o cremas venotónicos que nos van a aliviar la sintomatología asociada.

    ¿El láser ayuda? 
    La Dra. Natalia Ribé explica que el láser también puede ser eficaz como tratamiento más adecuado para tratar este tipo de lesiones (por ejemplo el Laser Elite de Cynosure).
    “El láser emite una luz que es absorbida por el color rojo de la sangre ubicado en los vasos sanguíneos, sella la vena y el vaso es reabsorbido de manera progresiva en el tiempo por el organismo, lo que produce la desaparición de la marca roja”, reitera la Dra. Natalia Ribé.
    Según la Dra. Ribé, “una vez eliminada la lesión es raro que vuelva a aparecer en la zona tratada, aunque es cierto que si hay tendencia a una mala circulación pueden sufrir nuevas lesiones, pero en zonas no tratadas. Por este motivo, la recomendación es llevar un control anual para que así el especialista pueda evaluar las lesiones tratadas y valorar la aparición de nuevas”.


Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie