Fiebre: cómo medir la temperatura de forma precisa

No te pierdas estos útiles consejos para usar el termómetro

por hola.com

Con la llegada del otoño, comenzamos la temporada de catarros y virus. No es extraño que la llegada del frío venga acompañada de resfriados y procesos virales que nos complican el día a día. Y muchos de ellos van se manifiestan con fiebre. Quien más quien menos sabe cuándo tiene alguna décima, pero lo cierto es que no siempre sabemos usar de forma correcta una herramienta de uso cotidiano como puede ser el termómetro, para que la medición sea lo más precisa y eficaz.

Así, según un estudio que realizó Pic Solution, marca especializada en el cuidado de la salud en el entorno familiar, el 49,3% de la población desconoce la variación que se puede producir en la medición dependiendo del lugar del cuerpo donde se tome y un 87% reconoce no conocer que después de darse una ducha, es recomendable esperar al menos 20 minutos antes de tomarse la temperatura.

Teniendo en cuenta estas conclusiones, PiC Solution ofrece las siguientes pautas para evitar errores en la utilización de este instrumento de medición tan cotidiano:

1. El termómetro debe guardarse a temperatura ambiente, en un lugar seco, lejos de fuentes de calor y protegido de la luz solar directa. Los campos electromagnéticos podrían alterar su correcto funcionamiento. En caso de que no se use durante un periodo prolongado de tiempo, es recomendable retirar las pilas.

2. Hay que tener en cuenta que la temperatura corporal puede variar hasta 2 grados en función de la zona de medición (la rectal es casi un grado más alta que la bucal) y conviene no comparar mediciones de diferentes áreas, una pauta que conoce la mitad de la población encuestada. Según este estudio, el 91% de los encuestados se toma la temperatura en la axila, frente a otras opciones poco contempladas como la frontal (3,3%), la oral (2,9%), el oído (2,2%) o la rectal (0,3%). En el caso de la medición en niños pequeños, la zona más extendida entre los encuestados es la axilar (82%) por delante de la frontal (10,1%), el oído (9,8%), la rectal (6,2%) o la oral (5,2%). La temperatura también puede variar según la hora del día, el género de la persona, el haber realizado algún tipo de actividad física o ingerido alimentos en el momento previo a la medición.

3. Se recomienda limpiar el termómetro utilizando algodón empapado en alcohol o solución desinfectante después de cada uso.

4. Después de una ducha, es necesario esperar al menos 20 minutos para garantizar una lectura de la temperatura precisa. Tal solo el 13% de la población conoce esta recomendación.

5. En el caso de la medición por infrarrojos, el termómetro debe estar en la misma habitación donde se toma la temperatura del paciente al menos veinte minutos antes de la medición, recomendación desconocida para el 83% de los encuestados por PIC Solution.





Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie