De la playa al trabajo: ¿Cómo afrontamos el cambio?

Los expertos nos dan unas cuantas recomendaciones para afrontar sin traumas la vuelta a la rutina

por hola.com

VER GALERÍA

Después de unas relajadas y merecidas vacaciones llega el momento que más cuesta asumir, el regreso a la rutina. Los expertos nos enseñan a detectar y prevenir la depresión post-vacacional para regresar al trabajo con las pilas cargadas.

¿Qué es y cómo se detecta la depresión post-vacacional?
La Dr. Blanca Bueno, psicóloga del Centro Médico Teknon y miembro de la plataforma TheDoctors.es, explica que "la depresión post-vacacional hace referencia al conjunto de síntomas clínicos que sufre una persona al finalizar el periodo estival y la subsiguiente reincorporación al curso escolar o la vida laboral". Este proceso de cambio, según apunta, no debe tomarse a la ligera, ya que la depresión puede llegar a convertirse en un auténtico trastorno.
Según un estudio de la Universidad de Vermont (EEUU), las personas son más felices cuanto más lejos de su entorno viajan durante las vacaciones. Esto hace más difícil la vuelta al hogar, ya que según la especialista, "cuando finalizamos nuestro periodo estival, debemos volver a la realidad", y aquí comienzan los primeros síntomas de tristeza.

¿Cuáles son los síntomas?
Normalmente la persona que tiene depresión post-vacacional sufre insomnio, apatía, pérdida o aumento del apetito, fatiga y la ya mencionada tristeza. Además, quienes padecen este trastorno tienen dificultades a la hora de hacer frente a sus rutinas. Es lógico que esto suceda de vuelta al trabajo o el colegio en el caso de los niños; pero si, pasadas unas semanas, no detectamos ninguna mejoría, es aconsejable acudir al médico.

¿Hay personas más propensas a padecerla?
La Dr. Blanca Bueno señala que "las personas con historial previo de trastorno depresivo, bipolar o trastorno afectivo estacional parecen ser más propensas. Por otra parte, rasgos de personalidad como el perfeccionismo, la introversión, o la falta de apertura a las nuevas experiencias son considerados factores de vulnerabilidad". También hay profesiones con más probabilidades de padecer este síndrome post-vacacional: todas aquellas en las que hay un estrés diario.

Trucos para anticiparse a la depresión post-vacacional
Para que la vuelta al trabajo no nos pille por sorpresa, los expertos recomiendan seguir una serie de consejos:
- Cumplir un horario de sueño para evitar el famoso jet lag que tanto nos perjudica.
- Intentar que el regreso al entorno laboral sea a mitad de semana para que el cambio no sea brusco.
- Divertirse el resto del año y aprovechar los fines de semana para no sobrevalorar las vacaciones de verano.
- Evitar bebidas estimulantes como la cafeína o el alcohol durante los primeros días.

Aunque siempre ha existido la depresión post-vacacional, los expertos consideran que la crisis económica en la que nos encontramos no nos permite desconectar al cien por cien de nuestras funciones durante las vacaciones y que, por lo tanto, este año el síndrome afectará a un menor número de personas.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie