Salud en la madurez: la importancia de cuidar los pies cuando llega el frío

La aparición de dolencias en esta zona puede provocar molestias al caminar

por hola.com

Los cambios de temperatura afectan, especialmente, a las personas mayores en muchos aspectos de su salud. Incluso al bienestar de sus pies. Por eso, con el frío es necesario que sigan algunas recomendaciones para evitar lesiones que puedan afectarles a la hora de caminar.

Así, el Ilustre Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana ha advertido que es fundamental que los ancianos cuiden sus pies. De hecho, la aparición de dolencias en esta zona puede provocar molestias al caminar que, si no se solucionan, van disminuyendo su movilidad y con ello, y de forma paralela, su independencia.

“Es muy importante que las personas mayores acudan periódicamente al podólogo para revisar sus pies, tratar las dolencias que presenten para que no afecten a su movilidad durante la marcha y evitar la aparición de patologías graves. Por ejemplo, tratar a tiempo problemas circulatorios a tiempo puede evitar la aparición de una gangrena”, ha asegurado Alfredo Martínez, presidente del ICOPOCV.

¿Qué problemas son los más habituales?
Los problemas más comunes, como consecuencia de obesidad, artrosis y/o procesos degenerativos, son los juanetes, deformaciones osteoarticulares por el uso de un calzado inadecuado, dedos en garra, dedos que se solapan, etc. 

Recomendaciones

  • Las personas de avanzada edad sufren una importante reducción de la sensibilidad en los pies, lo que afecta también a su sensación térmica. Por este motivo, es fundamental que durante los meses de frío se instalen en habitaciones caldeadas y que utilicen calcetines de fibras naturales que mantengan el calor para evitar la aparición de los dolorosos sabañones, una de las dolencias más comunes en el invierno.
  • Pero, eso sí, es muy importante que eviten ponerse cerca de fuentes de calor directa que perjudicarían a su circulación.
  • Desde el ICOPOCV se aconseja utilizar medias y calcetines que no presionen para favorecer la circulación, así como evitar aquellos de materiales acrílicos
  • Además, es importante escoger un calzado adecuado que mantenga la función del pie, que se adapte perfectamente a éste y que sea seguro. El calzado para las personas mayores debe evitar las caídas y que se produzcan lesiones en la piel, que por la falta de hidratación se vuelve seca, poco elástica y más débil. Por eso, deben escogerse modelos que se adapten perfectamente al ancho del pie, que sean antideslizantes y que proporcionen confort térmico y mecánico.
     

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie