Ancianos y fármacos: consejos para una medicación segura y eficaz

Las personas mayores toman un elevado número de medicinas

por hola.com

No es extraña la imagen de una persona mayor que abre su pastillero para tomar alguna de las muchas medicinas que ha de ingerir a diario. La mayor parte de los ancianos convive a diario con un número muy elevado de pastillas por prescripción médica. Este hecho implica que se deben tener precauciones especiales para que los tratamientos farmacológicos sean seguros y eficaces.

Según el doctor Juan Macías, presidente de la Sociedad Española de Medicina Geriátrica (SEMEG) “el enfermo geriátrico puede padecer diversas enfermedades agudas y crónicas a la vez, y a menudo un mismo enfermo toma más de un medicamento. Cuando esto pasa, el riesgo de que se produzcan interacciones o reacciones adversas a los medicamentos aumenta. Por lo tanto, se debe ser cuidadoso en el seguimiento de estos pacientes para prevenir situaciones indeseables y establecer una serie de normas que faciliten la administración, seguimiento y cumplimiento de los tratamientos de manera que se consigan los objetivos de forma segura y eficaz”.

Seguir las dosis y las indicaciones del médico
A la hora de tomar medicinas prescritas por el médico, es fundamental seguir al pie de la letra sus indicaciones, en cuanto a dosis y a forma de tomarlas. Sin embargo, no siempre se hace caso a esa prescripción, debido en ocasiones a olvidos u otros motivos. Y las consecuencias de este incumplimiento del régimen de dosificación dependen de las características del fármaco y del tipo de enfermedad, pero sobre todo pueden provocar una pérdida de eficacia o, incluso, un incremento de la toxicidad.

Por este motivo, en estos pacientes, es básica la comunicación entre atención especializada y el médico de familia (atención primaria) para consensuar y racionalizar el tratamiento con el objetivo de evitar la sobremedicación, minimizar los efectos secundarios y las posibles interacciones entre medicamentos.

Recomendaciones generales
• Evite tener medicamentos que no tiene que tomar. Debe seguir exclusivamente el tratamiento indicado por su médico. En caso de que por síntomas menores se automedique, siempre deberá pedir consejo previo a su médico o farmacéutico, explicando todos los tratamientos que forman parte de su pauta terapéutica.
• Debe tener en cuenta que si se siguen tratamientos con productos naturales que no se consideran medicamentos, debe informar de ello a su médico o farmacéutico, ya que estos productos pueden tener actividad farmacológica y por tanto pueden afectar a su tratamiento.
• Debe conocer los medicamentos que toma. Se recomienda disponer de un listado de todos los fármacos donde figure el nombre, el motivo por el cual se le administra, qué dosis utiliza y con qué frecuencia, cuándo inició el tratamiento y hasta cuándo lo debe seguir.
• Si los medicamentos no son administrados por una enfermera, debe conocer exactamente la técnica de administración. En el caso que tenga dudas pregunte al personal sanitario (médico, enfermera o farmacéutico), ya que el tratamiento puede fallar por una mala técnica de administración.
• Se debe considerar el momento del día en que se toman los fármacos. Si no se le indica claramente cuándo debe tomar los medicamentos, pregúntelo. Puede ser que no sea indiferente tomarlos por la mañana o por la noche, debido a que por ejemplo se busque que la acción farmacológica se produzca preferentemente en un momento determinado del día (ejemplo: medicamentos para el insomnio antes de ir a dormir) o bien lo contrario, porque precisamente se quiera evitar algún efecto indeseable (ejemplo: evitar la administración de los diuréticos a última hora de la tarde para evitar levantarse al lavabo durante la noche).
Si conduce o manipula máquinas o utensilios de cocina, conviene preguntar si el medicamento que le han prescrito le puede afectar el estado de alerta o habilidad manual.
• Cuando inicia o finaliza un tratamiento se debe estar especialmente alerta por si aparecen posibles efectos adversos o interacciones entre medicamentos.
 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie