La alimentación también puede ayudarte a prevenir la gripe

Los especialistas aconsejan reforzar la vacunación con una buena alimentación

por hola.com

Otoño en el calendario. Una época ligada -además de a otras experiencias más agradables-, a la gripe. El virus pronto empezará a llamar a la puerta y, por eso, pronto comenzarán las campañas de vacunación en nuestro país. Y es que la vacunación es una medida necesaria para prevenir la gripe estacional en los colectivos de riesgo a padecer esta enfermedad: mujeres embarazadas, enfermos crónicos, personas obesas, adultos mayores de 60 años y profesionales que están en contacto con estos grupos.

Pero, ¿es efectiva?
En el grupo de personas mayores de 65 años sólo es efectiva en el 35% de los casos, según el Ministerio de Sanidad, por lo que la Sociedad Española de Médicos de Residencias (SEMER) y la Fundación Edad&Vida, recomiendan reforzar la vacuna con otras medidas que mejoren su efectividad. “La reducción de la eficacia de la vacuna en personas mayores se debe a un proceso natural de envejecimiento del sistema inmunitario conocido como inmunosenescencia, por ello es importante mantener hábitos diarios que estimulen el sistema inmunitario como la alimentación y la actividad física moderada” según afirma el Dr. López Rocha, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Residencias (SEMER).

Recomendaciones para prevenir y combatir la gripe
La Sociedad Española de Médicos de Residencias (SEMER) y la Fundación Edad&Vida, dan una serie de consejos para prevenir y combatir la gripe:

  1. Se recomienda la vacunación contra la gripe estacional a las personas mayores de 60 años. Si se tienen dudas acerca de la vacuna o de su idoneidad, en su centro de salud podrán resolver sus dudas.
  2. Conviene hacer ejercicio con regularidad. Se puede aprovechar las actividades cotidianas como subir las escaleras, pasear 30 minutos al día y valorar la posibilidad de practicar semanalmente algún deporte: nadar, bicicleta, gimnasia, etc.
  3. Se aconseja un buen descanso nocturno. Duerma 8 horas en un ambiente relajado, sin abusar de la calefacción en la habitación y evite las actividades intensas en las horas previas a acostarse.
  4. Cuidar particularmente la alimentación. Es recomendable complementar la vacunación con una dieta saludable que incluya leches fermentadas con L.casei, cuyo consumo diario mejora la respuesta inmunitaria ante la vacunación según los resultados obtenidos de un estudio elaborado por el Instituto Pasteur. Además de ciertos tipos de leches fermentadas, es recomendable la ingesta adecuada de líquidos y el consumo de alimentos que mejoran la respuesta del sistema inmunológico como las legumbres, los frutos secos, entre otros. También es importante reforzar otros hábitos como la higiene y la actividad física. La hidratación es muy importante y aunque su aporte debe ser individualizado, se recomienda por término medio, en condiciones generales de normalidad funcional del organismo, beber 2 litros de líquidos al día en forma de agua, infusiones, caldo, etc.
  5. En caso de padecer la gripe, se aconseja reposo en casa con una adecuada nutrición, hidratación, analgésicos/antitérmicos y, si los síntomas se agravan, acudir al centro de atención primaria previa cita para que sea mejor atendido. Sólo en los casos más graves, cuando los síntomas se agravan y puedan complicar una patología ya existente de tipo pulmonar o cardíaco, es recomendable consultar con su propio médico de atención primaria, quien le indicará la mejor solución para su proceso.



Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie