El diagnóstico precoz, básico en la lucha contra el linfoma

Hoy se celebra el día mundial de este tipo de cáncer que afecta al sistema linfático

por hola.com

¿Sabías que cada año se diagnostican en España más de 6.000 nuevos casos de linfoma y 350.000 nuevos casos en todo el mundo? Este tipo de cáncer que afecta al sistema linfático, cuya incidencia está aumentando anualmente en la mayoría de los países desarrollados, tiene un origen todavía desconocido y, por lo tanto, no puede prevenirse. A pesar de este aumento, muchas personas todavía no conocen este tipo de cáncer. De ahí la importancia de la concienciación y del conocimiento de esta enfermedad, ya que es prioritario saber cuáles son sus síntomas para facilitar un diagnóstico precoz, tratamiento y supervivencia global. Con este objetivo se celebra hoy el VIII Día Mundial del Linfoma, bajo el lema "Podría ser linfoma ¡Infórmate!" con la participación de AEAL, la Asociación Española de Afectados por Linfoma, Mieloma y Leucemia.

"Con este lema se pretende llamar la atención en la población general sobre el hecho de que el linfoma es un cáncer que puede padecer cualquiera, desde niños a ancianos, hombres o mujeres. Aunque no puede prevenirse, ante la presencia de síntomas se debe acudir al médico de familia quien descartará que se trate de esta enfermedad, o nos dirigirá a un especialista para que realice pruebas más específicas si sospecha que pueda tratarse de un linfoma", ha explicado Begoña Barragán, presidenta de AEAL.

La información, fundamental
Los objetivos del VIII Día Mundial del Linfoma son mantener a la población bien informada y conseguir que todos los profesionales sanitarios se impliquen en un correcto diagnóstico del linfoma. Según la presidenta de AEAL, "la labor que venimos desempeñando desde la Asociación ha redundado en la mejora de la situación de la atención al linfoma en los últimos años. No obstante, creemos que hay que seguir trabajando, para lo que contamos con la colaboración de los profesionales sanitarios y para lo que creemos que sería necesario un mayor compromiso o atención política a los linfomas". Por ejemplo, es de destacar que el linfoma es uno de los tumores al que menos atención se ha prestado en la Estrategia Nacional contra el Cáncer.
Aunque afecta tanto a hombres como a mujeres, y es el tercer tipo de cáncer más habitual en los niños, existe un grado muy alto de desconocimiento entre la población respecto al linfoma. La mayoría de los pacientes coinciden en que, cuando se les diagnosticó la enfermedad, apenas habían oído hablar del linfoma o sobre el sistema linfático. Es por este motivo por el cual, desde hace años, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) apoyan también esta campaña de AEAL, cuyo principal objetivo es dar a conocer la existencia de este tipo de cáncer y la importancia de conocer sus síntomas para poder identificar la enfermedad lo antes posible, fin que se pondrá en practica mediante la instalación de más de 50 puntos de información repartidos por toda España.


¿Cómo se manifiesta? 
El linfoma es un cáncer que puede aparecer a cualquier edad, y es producido por una proliferación maligna de linfocitos (células defensivas del sistema inmunitario), generalmente dentro de los nódulos o ganglios linfáticos, pero que a veces afecta también a otros tejidos como el hígado y el bazo. Dicho de otra forma, es un cáncer que se inicia en el tejido linfático. 
Sus síntomas -fiebre, sudoración, pérdida de peso, pérdida del apetito, fatiga, tos persistente, disnea, picor, inflamación de los ganglios linfáticos o dolor de cabeza- pueden confundirse con los de otras enfermedades menos serias, haciendo que el diagnóstico temprano a veces sea difícil. Sin embargo, es importante que el diagnóstico se realice en estadios iniciales para comenzar el tratamiento cuanto antes, lo que mejora el pronóstico de este tipo de enfermedades. De hecho, si no se tratan, algunos tipos de linfoma pueden tener un desenlace fatal en un corto período de tiempo. "Por ello, es necesaria y de vital relevancia la eficiente coordinación entre todos los profesionales sanitarios de todos los niveles asistenciales", explica la presidenta de AEAL.

Porcentaje de curación
En los últimos años, los avances en los tratamientos de los linfomas están repercutiendo en que el pronóstico de estas enfermedades mejore cada vez más. Así, actualmente, el porcentaje de curación en algunos tipos de linfomas alcanza cifras bastante elevadas. Como destaca el doctor Mariano Provencio, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda de Madrid, "los linfomas son, en general, un modelo de enfermedad curable en Oncología que han permitido establecer protocolos de investigación y esquemas para su abordaje".

Respecto a la supervivencia, el doctor Javier de la Serna, hematólogo del Hospital 12 de Octubre de Madrid, explica que "en los linfomas agresivos, como en el linfoma B de células grandes, es frecuente conseguir la remisión completa y posteriormente la curación, especialmente en fases tempranas del linfoma, lo que supone una supervivencia prolongada por lo que hay que enfatizar la importancia del diagnóstico precoz. En otro buen número de tipos de linfoma, de comportamiento más indolente, como la leucemia linfática crónica o el linfoma folicular, la respuesta completa y la curación son importantes, pero también lo es mantener el linfoma bajo control, aunque esté presente en el organismo. Ambas circunstancias se asocian a una supervivencia prolongada en este grupo de pacientes".
"Convivir con un linfoma –concluye el doctor Provencio- representa compaginar la vida cotidiana con etapas en las que se debe recibir tratamiento, por lo que todos los avances terapéuticos suponen una mejora en la calidad de vida de los pacientes".



Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie