Botiquín de viaje, ¿qué debe incluir?

Material de cura, antisépticos, pastillas para prevenir el mareo... Toma nota de nuestras recomendaciones

por hola.com

Sandalias, bañador, sombrilla, ropa cómoda... ¿estás preparando ya la lista para preparar la maleta de cara a tus vacaciones? Pues una buena idea es incluir un pequeño botiquín de viaje, que esperemos que no tengas que utilizar, pero que nunca está de más. Pero, ¿qué conviene que incluyas?

Problemas estomacales
Para afrontar los posibles casos de gastroenteritis, puedes incluir antidiarreicos, aunque también es conveniente llevar un suero de rehidratación oral para reponer las sales y los minerales que podamos perder durante la enfermedad, puesto que la deshidratación es el verdadero riesgo de una diarrea. Y para afrontar otros problemas gastrointestinales, como el estreñimiento y la acidez, no están de más también un laxante y un antiácido.

Ojo con los bichitos
Otro elemento que conviene incluir en el botiquín de viaje son los repelentes de insectos, especialmente si vamos a viajar a zonas de montaña o parajes naturales donde estos molestos vecinos abundan.

¿Y para pequeñas curas?
Además de estos productos, nunca debe faltar en el botiquín material de cura adecuado: gasas, tiritas, vendas, tijeras y algún producto antiséptico para desinfectar heridas. Y si tenemos en cuenta que durante las vacaciones realizamos un mayor número de desplazamientos, es conveniente incluir productos para evitar los mareos, y que se pueden encontrar en forma de comprimidos, chicles, supositorios, e incluso en jarabe si es para los niños.

Todos estos productos se pueden adquirir en farmacias sin necesidad de una receta médica. No obstante, conviene consultar siempre al farmacéutico a la hora de elaborar un botiquín de viaje, dado que nos recomendará los productos más apropiados y en las dosis más adecuadas para nuestra estancia fuera de casa. También debemos incluir en el botiquín aquellos medicamentos de prescripción médica que estemos tomando por estar bajo tratamiento o, en el caso de los enfermos crónicos, la medicación que necesiten habitualmente.

Piensa en los mayores y los niños
A la hora de preparar el botiquín de viaje de una persona mayor o de un niño debemos tener en cuenta, en el caso de los primeros, toda aquella medicación que puedan estar tomando para sus dolencias habituales y que conviene llevar de viaje, sobre todo si vamos a salir al extranjero, ya que los nombres de los medicamentos y las condiciones de venta pueden ser diferentes a las que estamos acostumbrados.

En relación con los niños no debemos olvidar que suelen ser quienes más padecen problemas leves de salud como heridas, trastornos gastrointestinales, quemaduras, etc. Por esta razón hay que llevar en el botiquín medicamentos especialmente adaptados a las dosis que pueden requerir.

¿Y si viajo al extranjero?
Preparar un botiquín adecuado adquiere especial importancia si tenemos previsto viajar al extranjero. La Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp) recomienda que, antes de partir, recordemos las dolencias que nos afectan con cierta frecuencia –y que podrían presentarse en nuestro viaje- y visitar después al farmacéutico para que nos ayude a elaborar nuestro botiquín.
Además, si tienes pensado desplazarte a un destino exótico, debes conocer el riesgo de contraer enfermedades en el país o países que vas a visitar y las posibles vacunas que debemos ponernos antes de realizar el viaje. En estos casos, anefp recomienda acudir al médico para obtener una evaluación previa adecuada y determinar las vacunas o la medicación que debe administrarse antes de salir.


Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie