¿Qué es la telemedicina y para qué sirve?

El doctor Eduardo Junco Anós nos habla acerca de la aplicación de las nuevas tecnologías a la medicina

por hola.com

Además todo ello puede estar a disposición del profesional a través de un ordenador portátil o incluso de una pequeña agenda electrónica. Este tipo de encuentro en diferido es utilizado en situaciones de no-urgencia y también tiene su aplicación en sesiones clínicas entre profesionales, conferencias, cursos de formación continuada y congresos.

La gran ventaja de esta aplicación es que, al realizarse en diferido, permite al médico reflexionar y revisar la patología consultada, siendo mucho más completa y elaborada la comunicación que dé sobre la misma al paciente. Por otra parte permite que el paciente reflexione sobre su problema, no viéndose desde el primer momento abocado a la necesidad de pedir una consulta tradicional con el médico y en un gran número de ocasiones ahorrándose la misma al quedar definitivamente solucionado su problema.

Por supuesto, este tipo de aplicación de la telemedicina sería inviable en el caso de una urgencia o para la resolución de problemas complejos que requieran de la consulta tradicional y de la realización de pruebas diagnósticas especiales.

Hay que tener en cuenta, y valorar en su justa medida, que la comunicación entre médico y paciente es una relación instrumental. El instrumento médico es, ante todo, un recurso técnico que amplía las posibilidades diagnósticas y terapéuticas del médico. Hoy más que nunca, existe en algunos enfermos una confianza ciega en estos recursos técnicos y en los médicos que los manejan. Para algunos enfermos la única vía de salida ante su patología debe pasar por la realización de pruebas o procedimientos técnicos y, cuanto más complejos o sofisticados resulten, más posibilidades de curación tendrán. A este nivel la técnica se convierte en un arma de doble filo y puede arrastrar a los así pensantes a la utopía de una medicina en la que el médico ha sido totalmente sustituido por el instrumento técnico.

El instrumento técnico puede y debe ser mucho para el médico, pero no puede ni debe serlo todo. El médico debe servirse de manera adecuada del instrumento técnico y no estar a merced del mismo para el ejercicio de su profesión.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie