¿Qué es la telemedicina y para qué sirve?

El doctor Eduardo Junco Anós nos habla acerca de la aplicación de las nuevas tecnologías a la medicina

por hola.com

Los tiempos cambian y el siglo XXI está llamado a ser, no hay duda, el de la revolución tecnológica. Y estos avances que se presentan cada día en los periódicos también aportan su granito de arena al campo de la medicina. Sólo un ejemplo: ¿ha oído hablar de la telemedicina? El doctor Eduardo Junco Anós ha realizado para hola.com una aproximación a este nuevo concepto de medicina. Permite que la relación médico-paciente cobre un nuevo sentido espacio-temporal, introduciendo a ambos en una nueva dimensión con numerosas posibilidades para relacionarse. Cada vez se está aplicando más en los diversos procesos de la asistencia sanitaria pero, ¿cómo? Cuando el médico y el paciente se encuentran en el mismo lugar y en el mismo momento, los elementos telemáticos pueden consistir en soportes informáticos de distinta índole (ordenadores con conexión a Internet, teléfonos móviles con sistema GPRS, etc.), o servicios de gestión agilizada. El objetivo de todos ellos es facilitar la relación médico-paciente, bien ampliando la información del médico sobre la patología del paciente o bien agilizando los procedimientos diagnósticos, terapéuticos y administrativos.

Encuentros virtuales
Pero, además, la telemedicina puede ser muy útil cuando el médico y el paciente se encuentran en diferentes lugares en el mismo momento (a tiempo real), pues se pueden producir encuentros virtuales. Puede existir un inconveniente, y es que durante este tipo de encuentros se pierden ciertas posibilidades que sólo ofrece la consulta tradicional, pero hoy en día existen numerosos recursos: estetoscopios digitales, otoscopios digitales, dermascopios y dispositivos endoscópicos que permiten la realización de exámenes a distancia, etc.

De hecho, para determinados tipos de consulta, especialmente las de seguimiento o aquellas en las que el paciente tan sólo acude a por los resultados de unas pruebas que han sido rigurosamente normales, estos encuentros virtuales facilitan de forma muy obvia la relación médico-paciente. Y hay más ventajas: son también un importante sistema de ahorro de tiempo y dinero, al reducir los recursos de personal y material sanitario, a la vez que desplazamientos innecesarios al paciente.

Consultas 'en diferido'
Existen también aplicaciones de telemedicina cuando el médico y el paciente se encuentran en distinto lugar y en diferente momento (en diferido u "off line"). La información sobre un paciente puede ser revisada en el momento y el lugar elegido para ello por el médico, independientemente de la localización y el tiempo. Esa información puede incluir: mensajes verbales, inspecciones virtuales, historia clínica del paciente, registros de señales fisiológicas (EEG, ECG, etc.), imágenes fijas (Rx, TAC, RM, etc.) o imágenes dinámicas.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie