Los casos de sida se disparan

A lo largo de 2003 se han producido cinco millones de contagios

por hola.com

Los esfuerzos se multiplican y las políticas de prevención están ya implantadas en muchos rincones del planeta, pero, pese a todos estos intentos, el sida vuelve una vez más a batir un récord negativo: un total de cinco millones de personas se infectaron por el VIH a lo largo de 2003, situándose la cifra total de personas con la enfermedad en 40 millones. La epidemia se ha cobrado también la vida de tres millones de personas.

Ésa es la triste realidad presentada por el informe anual de Onusida (el programa de la ONU contra la enfermedad), hecho público ayer, y que constata que se han producido aumentos constantes en el número de personas que viven con el VIH, al igual que en el de defunciones por sida.

Y si el número de personas que desarrollan la enfermedad va en aumento en diversas regiones, los datos más alarmantes continúan situándose en el África subsahariana, donde la epidemia sigue creciendo, lo que la ha convertido en la región más afectada: el 70% de los 40 millones de contagiados en el mundo viven en África. En 2003, unos 26,6 millones de personas vivían allí con el VIH y el sida acabó con la vida de 2,3 millones de personas. No deja de ser significativo que África meridional alberga alrededor del 30% de las personas que viven con sida en el mundo, y, sin embargo, tiene menos del 2% de la población mundial. Y, dentro de esta región africana, hay países en los que el drama es aún mayor: en Botswana, Lesotho, Namibia y Swazilandia, la epidemia ha llegado a proporciones devastadoras.

Pero el problema no está sólo en África, pues existen otras epidemias más recientes. Así, Europa oriental y Asia central siguen siendo muy castigados, sobre todo en la Federación Rusa, Ucrania y los Estados bálticos (Estonia, Letonia y Lituania). No hay duda de que los comportamientos de riesgo extendidos entre los jóvenes contribuyen a propagar estas epidemias.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie