Día del Ictus: la importancia de actuar con rapidez

Hoy, 5 de noviembre, el SAMUR/Protección Civil de Madrid recibe un galardón por su labor frente a esta enfermedad

por hola.com

Los esfuerzos en lo que a comunicación se refiere están dando sus frutos, pues en 1999 sólo un 4% conocía este grave problema de salud y ahora, en cambio, lo conoce el 27%. Así, el 80% de los encuestados demostró conocer al menos un factor de riesgo de sufrir un ictus. Los más mencionados fueron la hipertensión arterial (39%), el tabaquismo (35%) y el colesterol (31%), que además son los más importantes junto con la edad, las arritmias, la diabetes, el abuso del alcohol, el sedentarismo y el tipo de dieta. El control de todos ellos constituye la medicina más eficaz en la prevención del ictus.

Como indica el doctor Gil Núñez, responsable de la Unidad de Ictus del Servicio de Neurología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, si el objetivo es acudir lo antes posible al hospital (dentro de las seis primeras horas), es necesario estar muy atento a los posibles síntomas. Así, los signos de alarma son: pérdida de fuerza de la cara, un brazo o una pierna de un lado del cuerpo, con un inicio brusco; trastornos de la sensibilidad, sensación de acorchamiento en la cara, un brazo o una pierna; pérdida súbita de visión, parcial o total, en uno o ambos ojos; alteración repentina del habla, dificultad para expresarse y articular el lenguaje; dolor de cabeza de inicio súbito, de intensidad inhabitual y sin causa aparente, y sensación de vértigo intenso y desequilibrio.

Pero, ¿qué hacemos frente a un ictus? Las horas inmediatamente posteriores son definitivas, pues se ha comprobado que los pacientes que son tratados en este margen de tiempo por un especialista en un hospital recuperan en mayor medida las funciones neurológicas. El problema es que aún hoy muchos pacientes acuden al hospital cuando es demasiado tarde. Por eso, lo primero que hay que hacer es trasladar al enfermo a urgencias o bien llamar a un teléfono de emergencias, como puede ser el del SAMUR/Protección Civil. Precisamente por su eficaz actuación ante casos de ictus, este servicio de emergencias del Ayuntamiento de Madrid ha recibido el Premio Ictus 2003.

Cuando una persona sufre un infarto cerebral en Madrid, un equipo del SAMUR acude allí con urgencia y, tras confirmar su diagnóstico, avisa a su central, que se pone en contacto con una de las cuatro Unidades de Ictus existentes en la capital, para avisar de la llegada del paciente y de su situación crítica. Es lo que se conoce como Código 13, un protocolo que coordina los pasos que deben seguirse en estas situaciones y que, con seguridad, ha salvado la vida a más de un paciente. El doctor Gil Núñez comenta que el Código 13 garantiza los beneficios que para el paciente tiene su ingreso inmediato en un hospital. No es extraño que este servicio merezca este galardón, uno más en reconocimiento a su brillante trayectoria.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie