La vacunación, el mejor método para prevenir la gripe

El Ministerio de Sanidad refuerza la campaña de vacunación por temor a una gran epidemia

por hola.com

La llegada del otoño viene unida, cada año, a la campaña de vacunación contra la gripe, una de las inoportunas compañeras cuando llegan los meses de frío. Este año comenzará a partir del 1 de octubre y el Ministerio de Sanidad no ha querido ahorrar esfuerzos, sobre todo teniendo en cuenta que cerca de tres millones de personas se contagian cada año con sus molestos síntomas (fiebre, dolores musculares, fatiga, falta de apetito, molestias gastrointestinales y malestar general). Además, este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido a todos los países sobre el peligro de que este año se produzca una pandemia de ese virus.

Así, pese a que el año pasado en España hubo menos casos de lo habitual, apareció una nueva versión del virus (gripe aviar, una variedad que se transmite de las aves al hombre) en Holanda y Bélgica. Este dato parece alertar sobre una posible mutación del virus de la gripe que podría dar paso a una temida pandemia, que no se produce desde 1968. Al haber pasado tantos años, la OMS lleva ya varios cursos alertando sobre la posible llegada de esa epidemia mundial, que aparecería en el momento en el que se produjera una mutación grande en el virus de la gripe, variable de año a año y que presenta múltiples cambios que se traducen en una mayor o menor incidencia. Por ello, los esfuerzos de prevención deben incrementarse y, por ahora, la única manera efectiva de evitar el contagio es visitando a la enfermera para que nos vacune.

Además, otra de las grandes preocupaciones de la OMS es que se prevenga la gripe para no confundir sus síntomas con los de la neumonía asiática, que se cobró cientos de vidas en primavera y que podría experimentar un rebrote a partir de otoño.

Por ello, se recomienda la vacunación a los grupos de riesgo:

  • personas mayores de 65 años;
  • enfermos crónicos;
  • niños y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares o pulmonares;
  • niños y adultos que hayan precisado seguimiento médico periódico u hospitalización en el año precedente por enfermedades metabólicas crónicas, insuficiencia renal, hemoglobinopatías o inmunosupresión;
  • niños y adolescentes que estén en tratamiento prolongado con aspirina.

    Sólo en España se vacunan entre cinco y seis millones de personas.
  • Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie