Jon Santacoloma: “La parte ECO del ecodiseño es una variable más a considerar dentro del proceso global de diseño”

Diseñador de prestigio y profesor en la Universidad de Deusto, el fundador de Ideilan nos hace un hueco para hablarnos de la filosofía de su trabajo

por hola.com

Es uno de los diseñadores españoles con más proyección internacional. Jon Santacoloma (Bilbao, 1973) lleva 10 años al mando de su empresa de diseño, Ideilan, con la que ha cosechado importantes éxitos. Como el de las luminarias para exterior Kanpazar, gracias a las que se hizo, entre otros, con el International Design Awards 2007.  Por eso y porque sus novedades son extraordinarias, hemos querido traerle a nuestras páginas.

 

VER GALERÍA

Santacoloma llegó al diseño por casualidad tras licenciarse en Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad de Deusto.  (Pulsa en la imagen para acceder a la galería de fotos)



¿A qué conceptos de diseño procura ser siempre fiel?
La filosofía es hacer un buen trabajo. Un trabajo adecuado al cliente, al usuario. Aportar valor añadido es una constante. La realidad del trabajo rara vez nos permite hacer todo lo que queremos y de la forma que pretendemos, por lo que acomodarse a las necesidades, limitaciones e intereses de nuestros clientes y de sus usuarios es fundamental. Es la forma en que a largo plazo conseguimos que nuestro trabajo se vea como un resultado de diseño con un alto valor añadido.

¿Qué es para usted el ecodiseño?
Ecodiseño es una palabra muy de moda. Para mí aplicar criterios de ecodiseño es, en parte, aplicar el método de diseño de una manera lógica. La parte ECO de ecodiseño es una variable más a considerar dentro del proceso global de diseño. Ecodiseñar por ecodiseñar no es un fin en sí mismo. El producto o la solución ideada habrá que ponerla en el mercado en nuestro entorno. Es en este momento cuando tenemos que intentar reducir al máximo el impacto negativo de nuestro producto en el mundo a lo largo de su ciclo de vida. Este impacto cero para el entorno es el mejor criterio para considerar un producto ecodiseñado.

¿Cuánto de funcional y cuánto de estética tiene el diseño de mobiliario?
Creo que de ambos tiene que tener. Por mi forma de entender el diseño priorizaría el funcional pero sin menospreciar el formal. Un objeto puede ser estética pura y al mismo tiempo el objeto adecuado para lograr el confort visual necesario. Y, en el caso de una luminaria, dar la luz adecuada para hacer acogedor y agradable el entorno en el que está.

¿Cómo le llegó el interés por el diseño?
Llegué al mundo del diseño casi por casualidad. Después de licenciarme en Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad de Deusto obtuve una beca para formarme en diseño industrial. Más tarde fui becado para terminar de formarme en Reino Unido. En la actualidad, compagino el diseño con la labor educativa en la Universidad de Deusto.


Más información:
www.ideilan.com

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie