No te conformes con pintar tus paredes: dales un toque personal

Es muy importante que tengas en cuenta las ténicas de encintado que te proponemos, para que luego el acabado de tus paredes quede perfecto

por hola.com

En los últimos años, los fabricantes de pinturas han perfeccionado los métodos de aplicación de un revestimiento uniforme de color sobre una superficie lisa. Al mismo tiempo, ha crecido el interés por ofrecer variedad de texturas y tonos para pintura decorativa. Estos efectos consisten en aplicar un tono que contraste suavemente o haga juego sobre un fondo blanco o pastel. Aunque anteriormente estos acabados se dejaban en manos expertas, la mayoría puede lograrse actualmente de forma sencilla gracias a unas técnicas y materiales muy simples.

Para las texturas se puede usar pintura plástica corriente, pero como el procedimiento consiste en modificar la capa de color una vez aplicada, los esmaltes son más apropiados, ya que se secan más lentamente.

Preparar la pintura para el acabado
El esmalte coloreado es la pintura más práctica para realizar las texturas especiales. Según la temperatura ambiental, su tiempo de secado varía de 30 minutos a una hora. El acabado de esmalte debe aplicarse sobre una superficie ya cubierta de esmalte mate y protegerse con una o dos capas de barniz mate una vez que se haya secado completamente.

Los esmaltes transparentes se venden ya preparados, y pueden colorearse con pinturas al óleo, tintes universales o colorantes en polvo. En este sentido, los esmaltes son muy fáciles de usar diluidos en aguarrás.

Técnicas de encintado
En muchas ocasiones, es preciso proteger un área para que se distinga de otra con una línea bien definida, por ejemplo cuando la pintura plástica se aplica a la zona que rodea un interruptor, o los marcos de puertas y ventanas.

Para crear una división entre diferentes colores en la pared, conviene utilizar una cinta de pintor de baja adhesión para que no se desprenda la pintura cuando la cinta sea retirada. En este sentido, la pintura debe estar completamente seca antes de quitar la cinta. Los pasos a seguir son los siguientes:

1- Marcar la línea: Decide dónde situarás la línea vertical u horizontal para dividir los colores y traza esta línea con un lápiz.

2- Aplicar la cinta: Sitúa tiras de cinta de pintor paralelas y por encima de la línea trazada, asegurándote de que la línea de lápiz permanece visible.

3- Aplicar la pintura: Utilizando una brocha pequeña, aplica la pintura hacia abajo empezando en el centro de las tiras de la cinta.

4- Quitar la cinta: Termina de pintar el resto con una brocha más grande, un rodillo o una almohadilla. Cuando la pintura esté seca, podrás retirar la cinta.

Comparte con nosotros tus formas de pintar
. Coméntalo en nuestros foros

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie