¿Cómo quieres decorar la habitación de tu hijo?

Cuando deja de ser un bebé y se va convirtiendo poco a poco en una ‘personita adulta’, decorar el espacio donde pasará gran parte de su tiempo es muy importante

por hola.com

Para hacerlo, lo primero que debes pensar es en la optimización de espacio, para que dentro de su habitación existan diversos ambientes, todos ellos muy definidos, que irán desde un espacio para disfrutar del tiempo libre a la zona de estudio, pasando por el lugar donde descansar. Esta división debe ser reconocida de forma visual. Puedes hacerlo a través de diferentes gamas de colores o de alfombras. Así no se distraerá y su capacidad de concentración será mucho mayor. No pienses que para alcanzar este objetivo es necesario que la habitación tenga 50 metros cuadrados; en absoluto, con elegir convenientemente el mobiliario será suficiente.

Color y alegría

Algo fundamental es que el cuarto de tu hijo sea un sitio alegre, lleno de colorido, pero sin usar de forma excesiva colores que sean excitantes, como los amarillos chillones o los rojos intensos. Podemos usar colores vivos como los azules o los verdes, o incluso alguno de las gamas que te hemos comentado antes, pero siempre aquellos que sean más suaves. Uno de los secretos para que los colores estén en armonía y al tiempo la habitación ofrezca un aspecto alegre es hacer uso de tres tonos diferentes del mismo color.

VER GALERÍA

                                                                                                   Foto: La Oca

A la hora de elegir los muebles intenta que estos sean módulos que se encajen unos sobre otros o que puedan tener varios usos, como, por ejemplo, el cajón de sus juguetes puede ser utilizado también como butaca o incluso la parte de debajo de la cama para guardar la ropa de temporada que ya no usa. (Pulsa sobre la imagen para ver más ejemplos).

Para hacer de la habitación de tu hijo un lugar mucho más acogedor puedes poner alfombras, que además mitigarán algunos de los ruidos del exterior para que a la hora de estudiar el niño lo haga en un espacio tranquilo y cuando llegue la hora de jugar pueda tirarse al suelo sin problemas. Deja que a la hora de ponerte manos a la obra tu hijo de su opinión y te ayude a elegir muebles y colores. De este modo, él se sentirá implicado en el proyecto y además se sentirá más cómodo, ya que de cierta forma él ha sido protagonista.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie