Kéfir casero
 / 
clock 23:00 | easyFácil

Kéfir casero

Ligeramente ácido y parecido a un yogur líquido, se trata de un fermentado de granos de levadura y leche muy rico en lactobacilus, bifidus y antioxidantes. Sus principales beneficios están relacionados con el aparato digestivo y te mostramos cómo hacerlo en casa. Usa recipientes de vidrio para que te salga correctamente.

Kéfir casero

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Ligeramente ácido y parecido a un yogur líquido, se trata de un fermentado de granos de levadura y leche muy rico en lactobacilus, bifidus y antioxidantes. Sus principales beneficios están relacionados con el aparato digestivo y te mostramos cómo hacerlo en casa. Usa recipientes de vidrio para que te salga correctamente.

  • 1 gramo de Granos de kéfir
  • 1 litro de Leche
  1. 1.

    Echa los granos de kéfir en un tarro grande de cristal

  2. 2.

    Cubre con la leche dejando un trozo sin llenar.


  3. 3.

    Tapa con un paño, guarda en un lugar oscuro -no en la nevera- y deja que repose durante 24 horas.

  4. 4.

    Cuela la leche y ese es el kéfir que puedes tomar. Los gránulos consérvalos para hacer más cantidad, añadiendo leche en veces sucesivas y siempre tendrás este saludable producto disponible.