¿Demasiadas torrijas esta Semana Santa? ¡Es hora de recuperar las buenas costumbres alimenticias!

Una de las claves para conseguirlo pasa por apostar por ciertos alimentos que inciden de forma favorable nuestra salud (¡y nuestra silueta!)

Por hola.com

Vacaciones para unos, tiempo de religiosidad para otros... de lo que casi nadie parece haber ‘escapado’ estos días se Semana Santa es de conceder más de un capricho al paladar. ¡Imposible resistir la tentación de hincar el diente a todos esos dulces propios de estas fechas! Pero, como siempre ocurre tras unos días de ‘relax dietético', ahora es tiempo de recuperar las buenas costumbres y hábitos alimenticios. En ese sentido, una de las claves consiste en llenar la cesta de la compra con alimentos que inciden directamente en nuestra salud, favoreciéndola especialmente. Estos son algunos de ellos:

-Legumbres y cereales integrales: por su concentración en fibra ayudan a combatir la obesidad ya que reducen la absorción de grasas y azúcares. Además, algunas fibras captan el agua produciendo una sensación de saciedad.

-Berros: es una excelente fuente de minerales, betacarotenos y vitaminas C y E. La forma más eficaz es licuarlos en un zumo. Otra opción: incluirlos como ingrediente de ensaladas.

-Alcachofa: es diurética y favorece la desintoxicación hepática atenuando el impacto de los tóxicos sobre el hígado.

-Perejil: es rico en vitamina C, hierro, calcio y antioxidantes.

-Apio: ayuda a la reducción del ácido úrico y los residuos tóxicos; tiene un efecto protector sobre las vías urinarias y contiene mucha fibra. Es útil para acelerar el tránsito intestinal y es muy bajo en calorías.

-Pescado azul: es portador de ácidos grasos Omega 3 (con grandes propiedades cardiosaludables). Además, es fuente de proteínas de alto valor biológico.

-Cítricos: naranja, limón, mandarina, pomelo... se presentan como una gran defensa contra el ataque de los radicales libres, ya que protegen las lipoproteínas de la oxidación. Además, regulan los niveles de glucosa sanguínea.

-Col, coliflor, brécol, coles de Bruselas: hace siglos que las llamadas plantas crucíferas se han empleado para depurar y desintoxicar el organismo. Cuentan con una elevada concentración de calcio y también de fibra, ideal para un adecuado tránsito intestinal, así como para prevenir la hipertensión.

-Aceite de oliva virgen: es fuente de ácidos grasos monoinsaturados que contribuyen a mantener adecuados niveles de colesterol en sangre. También contiene elementos antioxidantes (polifenoles y vitamina E).

-Ajo y cebolla: son alimentos ricos en principios activos antioxidantes, ayudan a reducir el colesterol y los triglicéridos.