¿Quieres perder unos kilos? ¡Asegúrate de ponerte en las manos adecuadas!

La presidenta del ‘Consejo General de Dietistas-Nutricionistas de España’, Alma Palau, nos ofrece algunos consejos para detectar los fraudes relacionados con la pérdida de peso, y poder así evitarlos

por hola.com

‘Se inventan tratamientos para todos los gustos: desde perder 50 kg hasta bajar una talla para el fin de semana y, por supuesto, sin ningún esfuerzo. Eso sí, ¡a precios astronómicos! Además, muchas veces son perjudiciales para la salud y lo único que provocan, una vez abandonados, es la recuperación de más kilos de los que se han perdido, de manera que el negocio es del todo redondo’. Así de crítica se muestra la presidenta del ‘Consejo General de Dietistas-Nutricionistas de España’, Alma Palau, en un artículo publicado recientemente donde aborda los riesgos para la salud de las llamadas ‘dietas milagro’.

VER GALERÍA

A este ‘oportunismo’ llegado del mundo empresarial, se suma también, según Palau, el grave intrusismo que sufre su sector: ‘Hay muchas personas que ni siquiera pertenecen a la profesión sanitaria, que creen saber de nutrición porque han leído un poco, han hecho un curso online de seis semanas y se autoregalan el título de Dietista-Nutricionista por Navidad’, asegura Alma, incisiva.

LOS EJEMPLOS DE FRAUDE MÁS LLAMATIVOS:

Por este motivo, el hecho de exigir una cualificación adecuada en quienes van cuidar de nuestra salud alimenticia, se presenta como algo prioritario. Para ello, ante cualquier duda, la recomendación de la doctora es consultar en el registro del Colegio Profesional de cada comunidad autónoma, o bien acudir al ‘Consejo General de Diestistas-Nutricionistas’.

VER GALERÍA

No obstante, hay algunos indicativos muy claros, que nos deben hacer permanecer alertas y precavidos frente a posibles fraudes. Estos son, según Palau, algunos ejemplos de dietas ‘milagro’ de las que debemos intentar huir (por muy prometedoras que suenen en su publicidad):

-Dietas hiperproteicas de 800 kcal al día (lo recomendado son entre 1800 y 2200 kcal), en las que el 90% de esas kilocalorías son aportadas por las proteínas (cuando lo recomendado es entre un 12% y un 15%).

-La dietas basadas en un producto (alcachofa, limón, melón, melocotón, savia de arce, agua de mar…), que pueden acabar con la salud dental y del aparato digestivo.

-Dietas propuestas por centros de adelgazamiento o tiendas de herboristería (sin ningún tipo de registro sanitario), donde te ‘regalan’ la consulta dietética y te ‘obligan’ a comprar sus productos (casualmente sólo los fabrican y los venden ellos).

-También es preciso huir de dietas que dan garantía total de resultados. Normalmente se sirven de casos aislados como evidencia ‘científica’ de que funcionan, cuando en realidad no están avaladas por ningún estudio serio o solvente.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie