Dolor de cabeza, trastornos digestivos... la solución: en la cesta de la compra

Evitar determinados alimentos puede ayudarnos en algunos casos a prevenir estas dolencias

por hola.com

Muchas veces la ‘clave’ se encuentra en una molécula llamada ‘histamina’. Esto no quiere decir que debamos demonizarla; de hecho, esta molécula, presente en el organismo, es necesaria para la vida.

VER GALERÍA
PULSA SOBRE LA IMAGEN PARA ACCEDER A LA AMPLIACIÓN

El problema llega cuando ingerimos alimentos que la contienen y, por el motivo que fuere, nuestro cuerpo no la metaboliza como debiera (la encargada de esa metabolización es una enzima llamada ‘DiaminoOxidasa’ -DAO-). En condiciones normales, la histamina se elimina tras su metabolización a través de la orina. Pero quienes padecen una actividad reducida de esa enzima llamada DAO, no consiguen que la histamina se degrade, por lo que termina acumulándose en el organismo y pasa de ser una molécula ‘amiga’ a una molécula ‘enemiga’ de nuestra salud.

A partir de aquí llegan las preguntas… En primer lugar: ¿cómo sé si estoy entre ese grupo de personas que no metabolizan bien esta molécula? En realidad, una sencilla analítica nos dará la respuesta. Además, también se pueden reconocer indicios de déficit de DAO mediante simples cuestionarios que se encuentran en la mayoría de las farmacias.

La siguiente pregunta posible: Llegado el caso, ¿sería suficiente con eliminar de la dieta los alimentos que contienen la histamina? ‘Resulta inviable plantear una dieta de exclusión puesto que ello supondría eliminar muchísimos alimentos y, por tanto, muchísimos nutrientes esenciales’, asegura Juanjo Duelo, vicepresidente de la ‘Sociedad Internacional del Déficit de DAO’.

De esta forma, la recomendación pasaría por evitar y reducir determinados alimentos que, siendo histamínicos, se consumen de manera recurrente. He aquí un pequeño esquema, a modo de guía:

ALIMENTOS QUE CONVIENE EVITAR

-Alimentos procesados como los embutidos, leche y derivados lácteos (quesos, nata, salsas tipo bechamel, tártara…).

-Bollería industrial, alimentos precocinados y vegetales fermentados.

-Alimentos con otras aminas que compiten con la histamina, especialmente los frutos cítricos (naranja, fresa, kiwi…).

-Bebidas alcohólicas, pues el alcohol es un inhibidor de la enzima DAO y además las bebidas alcohólicas presentan un elevado contenido de histamina.

ALIMENTOS QUE CONVIENE REDUCIR

-Alimentos liberadores de histamina endógena como el marisco, la clara de huevo, el tomate en conserva, los frutos secos o el chocolate.

-Espinacas, berenjena, calabaza y calabacín.

-Alimentos en conserva como las anchoas o el atún.

-Algunos aditivos habituales favorecen la acumulación de histamina como el glutamato monosódico, la tartrazina, los sulfitos o los benzoatos.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie