Cerezas, naranjas, uvas, té, soja… ¿qué dirías que tienen en común?

Son algunos de los productos que contienen isoflavonas, un compuesto natural con grandes propiedades para la salud. Te contamos cuáles.

por hola.com

Isoflavonas. La palabra nos suena. Podemos relacionarla con la salud de un modo positivo (especialmente con la salud femenina) y hemos podido leerla en más de un envase a la hora de hacer la compra. Sin embargo... ¿tenemos claro qué son exactamente? Pues bien, las isoflavonas no son más que unos compuestos naturales específicos de las plantas que desempeñan un importante papel en el crecimiento de las mismas y que, según infinidad de estudios, cuentan con importantísimos valores terapéuticos para el organismo humano, entre los que destacan:



La soja es una gran fuente de isoflavonas

  • Acción estrogénica. Realizan una función muy parecida a la de los estrógenos en la mujer, es por ello que se recomienda su consumo a mujeres en edad menopáusica, produciendo en muchos casos reducción de los síntomas propios de este período, como los sofocos.
  • Reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular. Previenen la formación de ateromas y reducen el nivel de colesterol ‘malo’.
  • Mejoran la estructura ósea reduciendo el riesgo de fracturas y previenen la aparición de osteoporosis.
  • Acción antioxidante. Cuentan con una alta capacidad para neutralizar los radicales libres (culpables del deterioro y envejecimiento del organismo) que se generan como consecuencia de la contaminación y del estrés. Estimulan la renovación celular.
  • Tienen propiedades antitumorales, especialmente en casos de cánceres como el de mama o próstata.


EN QUÉ ALIMENTOS SE ENCUENTRAN

Las isoflavonas están presentes en alimentos como la cereza, naranja, uva, té verde y negro, en bebidas como el vino tinto o la cerveza y, de forma muy especial en la soja (se estima que en 100 gramos de soja se pueden encontrar unos 300 miligramos de estas sustancias nutritivas).

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie