Pan, queso, embutidos... ¿cómo disfrutar de ellos y, al mismo tiempo, cuidar la línea?

Dentro del mismo grupo alimentos deberemos dar prioridad a unos u otros si queremos llevarnos bien con la báscula

por hola.com

En estas páginas de nutrición nunca nos cansaremos de repetir que la mejor dieta para cuidar la línea (y la salud) es una dieta variada y equilibrada, en la que se deben incluir todo tipo de alimentos pero en su justa medida. En resumen; que no es cuestión de pasarse el día comiendo lechuga porque esto, aunque a corto plazo puede ofrecer como resultado una pérdida de peso más o menos rápida, se trata de un peso que se recupera a la velocidad de luz en cuanto se ‘aparcan’ las hojas verdes. Sin embargo, es cierto que dentro de un mismo grupo de alimentos, sí que podemos establecer una serie de prioridades si nuestro objetivo es mantener la silueta. Éstas son sólo algunas pistas:

PAN Y CEREALES:
Trata de dar prioridad al pan y cereales integrales frente al pan blanco y cereales refinados. ¿Por qué? No es que los primeros engorden menos (el número de calorías de unos y otros no varía demasiado). Lo que ocurre es que los integrales tienen un mayor poder saciante (‘llenan' antes) y además favorecen el tránsito intestinal gracias a su alto contenido en fibra. Esto también se puede aplicar en el caso de la pasta y el arroz.

LÁCTEOS:
Se dará preferencia a los productos desnatados frente a los ‘enteros’. Y es que, a pesar de la creencia popular, contienen las mismas propiedades nutritivas (niveles de calcio, etc) a excepción de las cantidades de grasa que son menores. En cuanto a los quesos: mejor los blancos frescos que los cremosos o curados.

FRUTAS:
Dar prioridad a frutas como la manzana, la pera, la naranja, el kiwi, la sandía, el pomelo, los frutos del bosque, etc, frente a otras como el plátano, los higos, o las uvas, más calóricas.

ENCURTIDOS:
Dentro de los encurtidos, opta siempre antes por los pepinillos o las cebolletas, frente a las aceitunas.

CARNES:
Resultan menos calóricas las carnes magras como la de pavo, conejo, pollo (sin piel)...

EMBUTIDOS Y FIAMBRES:
De cara a cuidar la línea, mejor pavo cocido o jamón dulce que jamón serrano o ibérico, y estos últimos, mucho mejor que embutidos como chorizo, salchichón, mortadela...

Recuerda que esto son sólo unas directrices generales y que, en todo lo relativo a tus dudas de alimentación, nada como ponerse en manos de un nutricionista o tu médico de cabecera.

¿Y tú?, ¿qué hábitos de alimentación sueles seguir? Cuéntanoslo en nuestro Foro de Cocina.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie