Ideas para depurar el organismo tras los ‘excesos’ estivales

Te proponemos un menú perfecto para limpiar la sangre y el aparato digestivo

by hola.com

Aunque hay quienes todavía tienen la fortuna de estar de vacaciones (o a punto cogerlas), lo cierto es que la mayoría de trabajadores ya se han incorporado a sus puestos de trabajo tras el ansiado descanso. Un descanso que seguro ha servido para disfrutar con la familia y amigos de divertidos momentos en la playa o en el campo, para relajarse, para descubrir nuevos lugares y también, reconozcámoslo, para cometer algún que otro ‘exceso culinario’. Y es que, claro que sí, ¡para eso están las vacaciones!

Sin embargo, con la ‘vuelta al cole’ llega también para muchas personas el momento de recuperar la ‘formalidad’ y las buenas costumbres alimenticias. Y como preámbulo, nada mejor que depurar el organismo con un menú rico en frutas y verduras como el que a continuación te proponemos:

MENÚ TIPO

-Desayuno:
Macedonia natural de frutas. La cantidad que quieras.
-Comida:
Será a base de ensalada de verdura fresca (lechugas, zanahorias, endibias, tomates, escarola...) aderezada con hierbas aromáticas (no engordan y dan buen sabor) y una cucharadita de aceite de oliva virgen.
-Cena:
Un puré de verdura o verdura cocida (variada, en función de sus gustos).

Recuerda que NO ES UN MENÚ PARA SEGUIR DE FORMA CONTINUADA SINO MUY ESPORÁDICA, como manera de limpiar la sangre y el aparato digestivo. Para recuperar la línea, nada como acudir a un especialista en nutrición. Sólo ellos sabrán sugerirte una dieta de manera totalmente personalizada en función de tus necesidades.

¿Sueles seguir un régimen especial tras las vacaciones? Participa en nuestros foros.

* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
Aderezar las verduras con hierbas aromáticas es una fantástica idea de cara a cuidar la línea puesto que no suman calorías pero sí mucho sabor. ¿Un ejemplo? El tomate condimentado con orégano que vemos en la imagen. 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie