Alimentos 'light': ¿ayudan realmente a cuidar la línea?

Te contamos las principales verdades y mentiras relacionadas con este tipo de productos

por hola.com

Cada vez ocupan más espacio en las estanterías de comercios y mercados. Y es que desde que nacieran sus primeras versiones, los productos apellidados ‘light’ no han dejado de proliferar. Tanto, que incluso se ha llegado a hablar de un ‘boom’ de este tipo de alimentos, respaldado normalmente por grandes campañas de publicidad que, muchas veces, no hacen sino crear una enorme confusión entre los consumidores.

Así, hay quienes, llevados por la creencia totalmente errónea de que los productos ‘light’ no engordan (o peor aún, que adelgazan) abusan de su consumo. ¿El resultado?: acaban ingiriendo la misma cantidad de grasas y azúcares (o más) que si consumieran los productos ‘normales’ o de referencia.

Por ello, tal vez convenga especificar qué se entiende exactamente por alimento ‘light’: para que sea considerado como tal, éste debe tener, al menos, un 30% menos de calorías que su ‘homónimo’. El método para conseguirlo consiste en sustituir parte de las grasas o azúcares por otros componentes (aditivos y sucedáneos, como los edulcorantes, que dan sabor y apenas aportan calorías). Esto significa que algunos productos, como las mayonesas, las patatas fritas, la bollería, los patés, etc , a pesar de haber visto reducido su número de calorías siguen siendo muy energéticos. Es por ello que deberán tomarse con moderación, o mejor todavía, entenderlos como un capricho esporádico si lo que se pretende es cuidar la línea (y, por ende, el bolsillo: se trata de artículos hasta un 25% más caros, según los casos).

No obstante, también es cierto que, consumidos con criterio, y combinándolos con un poco de ejercicio y una dieta equilibrada, pueden ayudarnos a combatir el sobrepeso. En este sentido, los ‘light’ más conseguidos son los yogures y leches (que bajan el contenido en grasa en un porcentaje muy alto y su aporte de calcio y proteínas apenas se ve modificado), así como los fiambres tipo jamón york o pechuga de pavo.

Además, recuerda que deberás comprobar siempre el etiquetado (no todos los productos cumplen con las especificaciones mencionadas). En él se debe detallar el porcentaje de reducción de calorías y el valor energético por cada 100 gramos. Si aún así no tienes claro la inclusión o no de un determinado producto en su dieta, no dude en consultarlo con su médico o con un especialista en nutrición.

¿Sueles consumir con frecuencia alimentos 'light'? Participa en nuestros foros.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie